Torre Mayor, sin rasguños tras sismo; se defiende meciéndose

Es considerado el edificio más seguro del mundo, porque desde su diseño fue concebido para resistir las condiciones sísmicas del suelo de Ciudad de México.

México

Meciéndose, la Torre Mayor se defendió del terremoto de magnitud 7.1 del pasado 19 de septiembre, debido a 98 megaamortiguadores sísmicos conectados a su estructura, que al terminar el movimiento telúrico le permitieron mantenerse firme, sin ningún rasguño.

“En un sismo de gran aceleración como el que se vivió aquí en la ciudad, inmediatamente el edificio se empieza a defender, tiene que balancearse un poco para disipar la energía, pero la gente que lo habita comprobó que es seguro, puesto que no le pasó nada, ni un rasguño, ni un cristal quebrado”, señaló Felipe Flores, director de Operaciones de la Torre Mayor.


El rascacielos, inaugurado en mayo de 2003, es el tercer edificio más alto de México, con 55 pisos. Es considerado el inmueble más seguro del mundo, porque desde su diseño fue concebido para resistir las condiciones de suelo de Ciudad de México, zona de alta sismicidad, donde se reportan en promedio 40 temblores por día. Ese soporte empieza desde su cimentación.

TE RECOMENDAMOS: Falta planeación para crear comunidades sustentables

“Este edificio está sustentado por 252 pilas de concreto que van de un metro hasta 1.50 metros de diámetro, en la segunda capa dura de la corteza terrestre, que se encuentra entre 60 y 65 metros de profundidad. Todos estos pilotes que están anclados a terreno firme sustentan sobre ellas una losa de cimentación de tres metros de altura”, señaló Flores.

Después de la losa de cimentación se levantan la subestructura y superestructura del edificio, esta última construida con base de acero desde los sótanos hasta el piso 32; se trata de columnas forradas con acero de refuerzo, embebidas en concreto. Mientras que del piso 32 al 55, la estructura es únicamente de acero.


Pero para que el edificio pueda resistir la fuerza sísmica, debe soportar la carga vertical, el peso que cargan las losas; además de que debe soportar la carga lateral, es decir, la fuerza que le da el movimiento sísmico, por lo que fue reforzada con 98 megaamortiguadores, distribuidos en  sus fachadas norte y sur, y en la zona central del edificio, al este y oeste.

“Para soportar esta fuerza se le adosaron diagonales de rigidización, que justo donde cruzan se le agregaron estos amortiguadores sísmicos con capacidad de 600 toneladas de fuerza (cada uno)”, destacó.

CÓMO FUNCIONAN

En el momento en que el movimiento sísmico se presenta, los amortiguadores son los primeros en reaccionar (sin ellos, la estructura tendería a moverse), y al estar conectados a toda la estructura, entran en acción y se comprimen para compensar el movimiento que la fuerza sísmica provoca.

“Dentro de estos cilindros existe un silicón compresible, lo que hace es comprimirse de manera lenta y suave, y empieza a disipar esta fuerza, es como un gran resorte. Cuando la fuerza sísmica cambia de dirección o el edificio se mueve en dirección contraria, estos amortiguadores empiezan a expandirse, por dentro funcionan como los amortiguadores de un auto, nada más que estos son de tamaño extraordinario”, precisa.


Cuando las aceleraciones sísmicas rebasan la capacidad de los dispositivos, el edificio comienza a moverse, “pero una vez que el sismo termina la estructura queda totalmente vertical y no entra en resonancia, balanceándose como otros edificios”, señaló.

TE RECOMENDAMOS: Tras sismo, fíjate en estos detalles antes de comprar casa

La Torre Mayor alberga una población de 7 mil 500 personas de 30 firmas internacionales. El pasado 19 de septiembre, los inquilinos siguieron al pie de la letra los protocolos de emergencia, pero durante el simulacro realizado a las 11 horas. Al momento del sismo, el caos imperó, según reportaron algunos responsables de pisos, como Karina Macías, directora de Seguridad de Western Union México, cuyas oficinas se localizan en el piso 17.

“Lo que pasa es que nosotros no sabemos de ingeniería y todo este tipo de amortiguadores, no tenemos el conocimiento de eso. Hubo pánico obviamente, porque se sintió muy fuerte, estamos en el piso 17 y no fue nada fácil, al principio hubo mucho descontrol”.


Trataron de seguir el protocolo, replegarse al núcleo central, donde se encuentra la zona de elevadores, pero cuando miraron a través de los cristales, su reacción fue crítica, desde el interior de sus oficinas se percataron de la desgracia en las colonias vecinas.

“Mirábamos a través de las ventanas y veíamos cómo se estaban cayendo varios edificios, mucha gente estaba muy alarmada, los que alcanzaron a ver mostraron más pánico y eran los que contagiaban a otras personas que no lo habían visto”, narró.