Despiden a promotor del libro antiguo en Monterrey

Don Vitaliano Cerda Martínez inició el negocio de la Librería Cerda hace más de 35 años, en donde puedes encontrar joyas literarias del siglo XVII y diversas publicaciones del siglo XIX. 
Don Vitaliano Cerda, dirigía el negocio de la Librería Cerda desde su fundación.
Don Vitaliano Cerda, dirigía el negocio de la Librería Cerda desde su fundación. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Personaje emblemático en la venta del libro antiguo en Monterrey, don Vitaliano Cerda Martínez falleció por la mañana del jueves a la edad de 74 años.

Inició el negocio de la Librería Cerda hace más de 35 años, la cual es reconocida por el local en color amarillo ubicado en las calles de Washington y Guerrero, en pleno centro de Monterrey.

TE RECOMENDAMOS: Bajan delitos en Guadalupe durante periodo navideño

De profesión abogado, don Vitaliano Cerda explicó en diversas entrevistas que fueron los "pioneros" en la venta de libros usados y antiguos en la ciudad, contando con hasta tres locales en sus buenos tiempos.

Empezó desde joven su gusto por el coleccionismo del libro, por el cual después abrió su negocio el cual tuvo que mudar hasta en cuatro ocasiones para establecerse definitivamente en el actual cruce.

En febrero de 2017 MILENIO Monterrey platicó con Guadalupe Martínez, esposa de don Vitaliano,  donde comentó cómo la venta del libro usado o antiguo resistía los embates del intercambio de información por internet.

Algunas de las joyas literarias que alberga la Librería son una Biblia editada en el siglo XVII, forrada en piel y compuesta por 12 tomos. Además, cuentan con diversas publicaciones del siglo XIX, libros autografiados, primeras ediciones entre otros.

En los buenos momentos, la librería llegó a almacenar hasta 20 mil volúmenes los cuales vendía a precios accesibles que iban de los cinco hasta los 150 pesos.

Don Vitaliano Cerda fue reconocido en los muros de Monterrey, gracias a un retrato que hiciera el artista  El Mac para la serie Seres queridos, propuesta por el Museo de Arte Contemporáneo en 2010.

Los servicios funerarios se realizaron el pasado viernes, en compañía de amigos y familiares.