PRI busca un mejor futuro en 2018; otros, el caudillismo: Peña

El Presidente clausuró la Asamblea Nacional del Revolucionario Institucional con un mensaje en el que llama a sus correligionarios a salvaguardar el proyecto del país.

Ciudad de México

El presidente Enrique Peña Nieto convocó al PRI a dar una “batalla decisiva” por el futuro de México en 2018 y pidió a sus correligionarios salvaguardar, como “soldados de la Patria”, el proyecto de país.

Advirtió que el próximo año estarán en juego dos futuros para el país: uno, de progreso que ofrece el PRI, y otro, de franco retroceso.

Al clausurar los trabajos de la Asamblea Nacional del PRI, Peña Nieto habló ante diez mil delegados concentrados en el Palacio de los Deportes.

“Vamos a una batalla decisiva para México. Vamos a la batalla por un futuro que asegure bienestar y oportunidades para todas y todos los mexicanos. Vamos a la batalla con el orgullo de llevar en el emblema de nuestro partido los colores de nuestra bandera y, sobre todo, vamos a la batalla con la seguridad de que México gana cuando gana el PRI”, dijo.


TE RECOMENDAMOS: Por unanimidad, PRI aprueba nuevos estatutos

El Presidente descalificó en ese contexto a los principales adversarios de su partido:

“La ventaja de nuestro partido sobre las otras opciones es evidente; mientras nosotros asumimos con valor y visión un mejor futuro para México, hay quienes pretenden regresarnos al pasado; le apuestan al caudillismo y a la división de los mexicanos”.

“Mientras nosotros asumimos con valor y visión un mejor futuro para México, hay quienes pretenden regresarnos al pasado; le apuestan al caudillismo”

Sostuvo asimismo que mientras el PRI confirma su capacidad para dar resultados, otros, “con su falta de experiencia y sus conocidos fracasos de gobierno, disimulan su impericia con estridencias e incongruencias”.

Reafirmó también el compromiso priista con las causas de México, en contraste con quienes a su juicio “han optado por abandonar sus ideales y prefieren negociar posiciones, antes que defender convicciones”.

Sin mencionarlos por sus nombres, Peña Nieto se refirió igualmente a los casos de corrupción protagonizados por los ex gobernadores Javier y César Duarte, de Veracruz y Chihuahua, así como Roberto Borge, de Quintana Roo.

“En todas las mesas de esta asamblea se discutió uno de los mayores retos que enfrentamos: la corrupción y su manifestación más indignante, la impunidad. Ante casos individuales de militantes que se alejaron de nuestros principios, hay quienes quieren denostar a todo nuestro partido”, dijo.

Subrayó, sin embargo, que “quienes han traicionado la confianza de la gente y de nuestro partido, habrán de enfrentar las consecuencias de sus actos y así está sucediendo”.


TE RECOMENDAMOS: Más de 10 mil priistas inician Asamblea Nacional en CdMx

Por separado, el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa, afirmó que, tras la Asamblea Nacional, el tricolor se mantiene unido y en esa unidad es invencible.

Sostuvo que el Revolucionario Institucional mantendrá la Presidencia de la República y ganará las nueve gubernaturas en disputa en las elecciones de 2018.

Advirtió, además, que el PRI es el único partido capaz de detener populismo autoritario: "lo hicimos en 2017 y lo haremos en 2018".

Previamente, la máxima instancia de decisión del PRI aprobó por unanimidad los dictámenes de las cinco mesas temáticas que en los días previos discutieron y votaron reformas estatutarias como la apertura del partido a la posibilidad de un candidato presidencial externo en 2018 y la supresión del candado de al menos diez años de filiación para los priistas que aspiren a competir por la Presidencia de la República.


nerc