• Regístrate
Estás leyendo: La política me enamoró: Mariana Uribe Bernal
Comparte esta noticia
Lunes , 20.05.2019 / 05:48 Hoy

La política me enamoró: Mariana Uribe Bernal

Entrevista

La legisladora local narra sobre su inicio en la actividad política, su carrera de derecho y convicciones.
Publicidad
Publicidad

A sus 28 años Mariana Uribe Bernal ya es presidenta de la Legislatura.

Atrás quedaron los planes de ir al cine, a tomar un helado o salir de vacaciones en cualquier momento. Ahora su vida está dedicada a su función como diputada local, representando el distrito de Naucalpan.

Aunque nunca ha sido amante de las fiestas, la disco o salir cada fin de semana, confiesa que como en muchas otras profesiones, desde el 5 de septiembre su vida cambió: ha dejado de lado su pasión por los palenques y la banda, ya no sabe que hay en la cartelera del cine, ni puede pasear o jugar como antes a su perr-hijo, “Gandhi”.

Su vida inicia muy temprano, con una nueva afición como corredora desde hace siete meses, con tres carreras formales, donde su siguiente meta es participar un medio maratón, pero también ir a la playa con su familia y tener tiempo para seguir rocanroleando con su papá.

En la secundaria era una “buena” delantera, ahora sólo ve el futbol; es americanista. Habla a MILENIO ESTADO DE MÉXICO de esto y cómo ha sido el paso por su primer cargo público en su condición no sólo de mujer sino de joven.


¿Te gusta bailar, cantar?

Me encanta. Hace un rato que ya no bailo banda, me gusta bailar salsa, cumbia, por supuesto rock and roll con mi papá; aprendí con mis primos y mi papá. Cantar no mucho, pero si disfruto poder salir a un karaoke

¿El Congreso te ha hecho sacrificar mucho?

Nunca fui una mujer de salir cada 8 días al antro, siempre he sido más familiar, disfruto mucho el tiempo en familia, mucho un sábado o domingo, estando con mis primos, mis sobrinos.

Ahora ya desconozco la cartelera del cine, es muy complicado ver qué películas hay en el cine, salir, tomar un helado.

¿Tienes mascotas?

Me encantan. Tengo un perro al que adoro, se llama Gandhi; era muy famoso en redes sociales, ahora con la falta de tiempo ya llego y sólo me mueve la cola y se va.

Está conmigo desde el 2016, es un labrador, lo adoptamos, tiene una historia algo critica, viene de una camada que enfermó: los perros iban muriendo uno por uno, un día me los encargó mi primo porque iba a salir de viaje y ahí hice conexión con Gandhi y ya no lo deje ir.

Solo sobrevivieron dos. Le decíamos “El perro de oro” porque el tratamiento para salvarle la vida fue carísimo, cinco inyecciones diarias al día, entre toda la familia nos cooperamos para rescatarlos. Los animales son muy agradecidos, ya está súper bien, defiende a los niños, a toda la familia.


"El perro de oro", rescatado junto a toda su camada. (Especial)


¿Eres muy noviera, tienes muchos pretendientes?

Noviera no, dicen por ahí en radio pasillo que sí hay pretendientes, uno qué puede decir.

¿Cómo te describes, con qué sueñas?

Mariana es una mujer soñadora, una mujer entregada al cien por ciento, a veces un poco exagerada con los temas, pero sin duda siempre me pongo en el papel del otro, por eso estos discursos ante las desapariciones, feminicidios, el buscar el toque humano, saber escuchar y ayudar porque si no estás en este mundo para ello entonces no tienes un fin.

Mi padre dice que si vas a hacer algo a medias mejor ni lo intentes.

En lo personal siempre he tenido la ida de formar una familia, yo vengo de una familia unida, en la que mis padres me enseñaron el respeto a la pareja, el impulso; claro que en algún momento me gustaría tener una familia, una casa, todo el cuento que una mujer se inventa en la cabeza.

¿Alguna vez imaginaste ser diputada?

La verdad es que nunca lo hubiera imaginado, cuando yo termine mi carrera pues me dedicaba a litigar, me veía así, quizá dentro de la administración pública, pero en la política que me empieza a llamar la atención en el 2015 cuando ingreso a trabajar en la Cámara de Diputados, es un mundo que te enamora, sientes pasión, no trabajas, haces lo que te gusta, a mí la política me enamoró y aquí estoy.


Entre la agenda de la legisladora están temas como las desapariciones y los feminicidios. (Especial)


¿Has tenido conflictos por ser mujer y joven?

Por pertenecer a un partido político de izquierda siempre hemos tenido ese conflicto, nos tachaban de inexpertos, de pronto es un poco complicado, pero es una gran ventaja ser joven, tienes ideas frescas, ves al mundo de otra manera, los funcionarios grandes, tienen experiencia en ver al mundo como siempre ha sido y como yo siempre lo he dicho, están muy cuadrados; el ser joven te permite tener otra visión, adaptarte, ver la otra cara de la moneda. Pero a veces también es un obstáculo. Por eso nunca llego a una reunión sin estudiar, sin saber de qué hablar.

¿Qué dice la familia?

Afortunadamente tengo una familia que siempre me ha impulsado, siempre al hacer algo me pregunto si es algo de lo que mis padres van a estar orgullosos, nunca hare algo de lo que ellos puedan sentirse avergonzados. Tengo una familia muy comprometida conmigo, comprensiva, ahora con esta falta de tiempo verlos, siempre han estado apoyándome.

Tengo un hermano que está terminando este año la carrera de derecho. Mi papá trabaja en una empresa que se dedica a la compra y renta de plantas eléctricas, mi mamá es asistente administrativa, nada que ver con este mundo de la política, en mi familia nadie se ha dedicado a esto, soy la primera.

¿Por qué estudiaste Derecho?

Tengo un primo hermano que hemos sido como muéganos, él es abogado, eso influyó a que me inclinara por el mundo de las leyes. Tuve una experiencia personal cuando el hermano de mi mamá falleció a consecuencia de una negligencia médica, hice mi tesina sobre responsabilidad objetiva de los médicos. Eso me orillo tomar las riendas del derecho y saber de qué manera te puedes defender.



LC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.