• Regístrate
Estás leyendo: Espolvoreado de emes
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 21:24 Hoy

Espolvoreado de emes

Cómo me podían las mujeres que se caen o se accidentan un día sí y otro también, hasta querer arroparlas y consolarlas o encorazonarlas lopezvelardeanamente.

Publicidad
Publicidad

“Estás bendito entre las mujeres” me dije bajo la regadera por la situación en mi casa. “Y conste que te faltan dos”. Me faltaban Cheny, la mujer que trabaja con nosotros desde hace más de veinte años y que llegó a la casa siendo muchacha, y la señora María Mercado, quien fue nana de mi esposa María Pía y desde hace siglos nos cocina dos veces por semana. Pero a la señora María no le tocaba turno y por su parte Cheny había ido a su pueblo de Oaxaca para los Días de Muertos; al escribir estas líneas sigue ahí ya que se rompió un brazo en una caída y necesita atenderse donde fue operada, en Huajuapan de León, la ciudad con hospital más cercana al pueblo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.