• Regístrate
Estás leyendo: Víctor Torres: Epidemiólogo, 'Diablo Rojo' y Yogui
Comparte esta noticia
Lunes , 20.05.2019 / 05:58 Hoy

Víctor Torres: Epidemiólogo, 'Diablo Rojo' y Yogui

Entrevista

El titular del CEVECE relata sus aficiones más allá de la medicina y de su ámbito profesional.
Publicidad
Publicidad

Sus días en el servicio público van del análisis epidemiológico, de una de las entidades con el mayor número de población, al futbol, yoga y colecciones.

Así es como Víctor Torres Meza, imprime una sonrisa y amabilidad a una de las áreas más sensibles de la administración estatal: el sector salud.

Al entrar a su oficina es imposible no sorprenderse; la curiosidad resurge como si se fuera un niño, su colección de figuras de la película Star Wars es magnífica e invita a admirarla. 

Así también, afirma, tienen otra colección de más de 500 tazas, traídas desde diversas partes del mundo, así como de playeras del Barcelona y de sus Diablos Rojos.

El actual director del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades (CEVECE), Víctor Torres, con su sello personal, le ha dado una cara “fresca” a la epidemiología, gracias a lo polifacético que puede llegar a ser, pues su tiempo libre se divide entre sus colecciones, el yoga, la lectura, café y pueblos mágicos.


¿Cómo comenzó su gusto por el yoga?

Comencé hace aproximadamente siete años, cuando por invitación de la Fundación Tláloc, fui a uno de los paseos dominicales, donde tomé la primera clase, desde allí me enganché y ahora lo práctico de manera constante. 

En la secretaría me dicen "el ajonjolí de todos los moles", porque ando en todo, lo mismo hago cosas de medio ambiente, por mi formación. Eso me llevó al yoga, porque con la Fundación Tláloc y la recuperación de los espacios públicos fue que llegué al famoso yoga de la calle de los domingos en la glorieta de Colón.

¿Qué hace los domingos, además del yoga?

El domingo soy otro, aquí no soy el doctor, aquí soy un aficionado más; igual en el yoga. 

Me ha ayudado a estabilizar mentalmente las circunstancias y estar bien en mi salud. Soy un fanático del Toluca, desde hace más de 50 años, no me pueden dejar de ver en los partidos del Toluca, allí tengo un grupo de amigos que no son de la parte de salud, ni de yoga y eso también te ayuda a platicar de diversas cosas. 

Mis amigos me dicen, "tú tan formal en las entrevistas, en la tele y aquí eres diferente"; también trato de convivir con mis tres hijos, igual afortunadamente no hicieron la profesión que yo, además eso es una ventaja que me da, que la convivencia que tengo con ellos me permite distraerme y ayudarles en la parte de estar.

¿Cómo comenzó en el servicio público?

Egresé de la carrera en Medicina, para posteriormente, en 1996 realizar mis estudios en materia de Epidemiología, fue así que llegué a desempeñarse en el Instituto Nacional de Salud Pública y en la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). 

Pero fue a partir de la famosa pandemia de Influenza, que se presentó en México en abril de 2009, cuando el entonces (y también ahora) secretario de Salud, Gabriel O’Shea Cuevas, inició los trabajos del CEVECE. 

Me ha tocado la vida de médico clínico, de médico de paciente y prácticamente en todos los escalones del servicio público, desde médico de consultorio, coordinador municipal, subdirector, lo único que me faltó fue ser jefe de jurisdicción.



¿Qué música le gusta? ¿Le gusta bailar, el vino o el tequila?

Soy seguidor de la música de los ochenta, el blues, el jazz y la música mexicana, sobre todo las nuevas cantantes que han conquistado a México y otros países, entre ellas, Lila Downs; prefiero “un tequila derecho” que cualquier otra bebida, aunque si puede escoger también prefiero el vino blanco, no fumo y para el baile no soy muy bueno, tengo dos pies derechos. 

Me gusta el café, la comida mexicana y la lectura, tanto que cuando me retire, lo que voy a hacer es poner una cafetería, tipo librería, lleno de libros y sofás, ofrecer café mexicano. De hecho mis padres tienen café en la zona de Villa Guerrero, está muy vinculado.

¿Cómo ser innovador en la epidemiología?

En la medicina y en la epidemiología hay nuevos caminos que rastrear, con la ventaja de que me permiten innovar, eso me permite buscar nuevas cosas y no estar estático, moverme hacia nuevas cosas, por ejemplo soy muy activo en las redes sociales, también he alcanzando a comprender que en la vida no se puede tener todo, que se dejan algunas cosas, para continuar el camino, que aunque duelen, son las propias circunstancias las que orillan a tomar decisiones. 

Hay momentos de mi vida que hicieron que cambiara, si no lo hubiera hecho, a lo mejor sería un respetable médico de una comunidad en el sur del Estado y estaría pleno haciéndolo, atendiendo a mis pacientes, desvelándome, yendo a una consulta a domicilio y seguiría pleno. La vida me llevó por la investigación a irme al Instituto de Salud Pública, abrirme otro camino.

¿Qué lo inspira?

Las innovaciones, cómo se mueve el comportamiento de las nuevas enfermedades, las que pensábamos que ya se habían acabado, que están resurgiendo, ver cómo se van a atender, también me estoy dedicando a las crónicas, básicamente de las enfermedades mentales como suicidio, depresión. 

Hay nuevas ideas, como la "inteligencia epidemiológica", creo que son esos los canales que permiten nuevas cosas.

LC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.