De abolirla a corregirla: AMLO y la reforma educativa

AMLO dio su apoyo a los líderes de la sección 22 y anunció que Morena emprendería su defensa legal.
AMLO dio su apoyo a los líderes de la sección 22 y anunció que Morena emprendería su defensa legal. (Especial)

Ciudad de México

Aunque la postura de apoyo a la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) ha sido incondicional, ¿qué pensaba y qué piensa ahora Andrés Manuel López Obrador en torno a la reforma educativa?

Dicha reforma -con todo y el paquete de leyes que crearon el Instituto Nacional de Evaluación Educativa, la Ley General de Educación y la Ley General de Servicio Profesional Docente- fue aprobada y promulgada en septiembre de 2013 dentro de la estrategia de reformas estructurales que el gobierno de Enrique Peña Nieto impulsó desde su inicio.

A principio de 2014, frente a cientos de simpatizantes en la primer asamblea nacional de Morena de ese año, López Obrador prometió abolir las reformas estructurales, entre ellas la educativa,

"Es el compromiso: vamos a abolir lo más pronto posible las llamadas reformas estructurales", dijo el 6 de enero de aquel año, en un discurso en el que responsabilizó directamente al presidente Peña de impulsar las reformas en varios momentos de su discurso.

Como parte del movimiento de Desobediencia Civil Pacífica que emprendió luego de perder la elección presidencial de 2012, López Obrador realizó giras en todos los estados en las que criticaba directamente a la reforma educativa y la energética, entre las demás aprobadas en la LXII Legislatura.

Ya en 2016, durante las campañas electorales previas a la elección del 5 de junio, AMLO pactó con los maestros disidentes de la sección 22 del sindicato nacional de maestros que de ganar Salomón Jara, el candidato de Morena a la gubernatura, la reforma educativa en el estado se derogaría para dar paso a un nuevo modelo educativo, en el que le regresarían a la sección 22 la rectoría de la educación.

"Oaxaca dejará de ser el escenario de represión y conflicto para convertirse en el laboratorio de la transformación educativa del país", dijo el líder de Morena en una reunión que celebró el 21 de abril de 2016 con profesores de la CNTE.

"El triunfo de Morena en Oaxaca permitirá que se lleve a la práctica un modelo educativo popular, de alto nivel académico, incluyente, con dimensión social y cultural; fundado en el diálogo con los padres de familia, con los maestros, con las comunidades y con la sociedad en su conjunto", ofreció López Obrador como alternativa a la reforma educativa en ese entonces.

La CNTE comenzó una serie de movilizaciones desde el 15 de mayo para exigir la derogación de la reforma educativa, a través de la Secretaría de Gobernación.

Pasaron apenas 3 meses de que propusiera a los mentores oaxaqueños una salida a la reforma educativa para que AMLO cambiara de parecer: ahora, en lugar de buscar abolirla, el tabasqueño apoya la idea de revisarla y reformarla.

"El gobierno tiene que aceptar que se equivocó al no consultar a maestros y a padres de familia cuando se aprobó esta ley o el paquete de leyes que se conoce como reforma educativa. Y la responsabilidad mayor recae en el Poder Legislativo, porque ahí fue donde se aprobó la reforma (...) pedir que se derogue es la claudicación del gobierno y no nos conviene a nadie. Nosotros no queremos construir el nuevo México a partir de escombros; tiene que haber autoridad y tenemos que llegar al 18 con estabilidad, con paz social para que la entrega de la estafeta se dé en un ambiente de normalidad política. Si se le vence por completo a Peña, no va a haber estabilidad, no va a haber gobierno." aseguró en entrevista con Ciro Gómez Leyva el 14 de julio

Andrés Manuel López Obrador buscaba hace más de 2 años derrocar el "porfiriato de la mafia del poder" a través de una revolución democrática. Hoy, el mayor opositor del gobierno federal advierte que la reforma educativa puede y debe revisarse en el Congreso de la Unión. De buscar abolir la reforma, ahora AMLO la defiende y solo busca modificarla.