• Regístrate
Estás leyendo: Tras el padrastro del menor ‘desaparecido’
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 10:48 Hoy

Tras el padrastro del menor ‘desaparecido’

HISTORIA

La Asociación de Menores Robados y Desaparecidos alertó que Rodrigo Canul Cauich, que fue encontrado en el paradero de El Rosario, puede sufrir explotación.
Publicidad
Publicidad

Fanny Miranda

El adolescente Rodrigo Alejandro Canul Cauich, de 13 años, encontrado por un policía capitalino trabajando en el paradero de El Rosario luego de que se activara la Alerta Amber, puede ser víctima de explotación laboral por parte de su padrastro, Raúl González Zamora, advirtió la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos AC (Amnrdac).

Por ello, una vez que el menor fue reintegrado a su familia, que reside en Cancún, Quintana Roo, María Elena Solís Gutiérrez, representante legal de la Amnrdac, exhortó a las autoridades del Sistema DIF en Benito Juárez a dar seguimiento al caso para garantizar el bienestar del infante y sus tres hermanos, pues durante el desarrollo de la búsqueda del menor se supo que, con engaños, Rosario Cauich Balam y sus cuatro hijos viajaron a Ciudad de México con González Zamora, quien supuestamente realizaría un trámite ante la Secretaría de Turismo.

“Hay muchas cosas que el señor dice que no concuerdan con la realidad”, destacó Solís Gutiérrez en entrevista con MILENIO.

Relató que la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos ofreció apoyo al sujeto que se hacía pasar por padre del menor; sin embargo, días después de la difusión del caso en medios de comunicación y redes sociales, la familia de la mujer se comunicó con ellos alertando que el hombre no es padre biológico de ninguno de sus cuatro hijos, y que se llevó con engaños a la familia de origen humilde.

“Lo raro es que el señor no es el papá, es padrastro, y cuando vinieron a reportar la desaparición él no dejaba hablar a la señora. Una mujer de la misma asociación, que recibe los casos, observó las anomalías que hay y hasta piensa que posiblemente él mismo lo haya mandado a trabajar o que sufría maltrato y que por eso huyó”, resaltó Elena Solís.

Rodrigo Alejandro Canul Cauich fue reportado como desaparecido el pasado 13 de mayo y la Alerta Amber se activó cuatro días después.

El menor se encontraba en las inmediaciones de la Iglesia de San Agustín, ubicada en Polanco, junto con su madre y sus tres hermanos, cuando lo vieron por última vez, alrededor de las 10:30 horas.

“Hay una serie de investigaciones que se tuvieron que haber realizado porque hay muchas cosas que el supuesto papá dice que no concuerdan con la realidad, como que el día que el niño desaparecoó él fue a hacer un trámite a una instancia gubernamental y resulta que era domingo”.

Durante todo el lapso, el Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes (Capea) ofreció hospedaje a la familia, y Rosy Orozco les proporcionó ayuda para alimentos. Fue hasta el 12 de junio que la asociación los contactó para apoyar en la localización del menor.

“Ahí es donde tengo dudas, porque los padres vinieron a solicitar el apoyo, aquí les ofrecimos hospedaje, tenemos un lugar especial para que puedan estar, no lo aceptaron; se les llamó para una entrevista en Canal Once, no asistieron, y pues esas cosas nos hacen dudar de que tengan el interés de poderlo localizarlo”.

Incluso, el sujeto pretendía llevarse de regreso a la familia a Cancún aun sin encontrar a Rodrigo, aseguró Elena Solís.

“El niño y la familia ya se fueron para Cancún, de hecho los padres ya estaban en la disposición de irse aunque no lo hubieran encontrado porque el señor ya tenía que trabajar y posteriormente no tendrían tiempo de permanecer en Ciudad de México”.

El pasado 9 de julio, la Procuraduría General de Justicia capitalina informó que el adolescente fue localizado y de inmediato reintegrado a su núcleo familiar.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.