Jalisco, bastión financiero de las empresas de Raúl Flores

Casinos, bares, restaurantes, clínicas terapéuticas, equipos de futbol y fundaciones filantrópicas forman parte de la red que involucra a Rafael Márquez y a Julión Álvarez.
Los hermanos Caro Urías son señalados también por Washington como prestanombres para el bar "Lola Lolita".
Los hermanos Caro Urías son señalados también por Washington como prestanombres para el bar "Lola Lolita".

Guadalajara

La zona metropolitana de Guadalajara, Jalisco, se convirtió desde hace al menos una década en el centro de operaciones financieras de Raúl Flores Hernández, un narcotraficante relacionado con los cárteles de Sinaloa y Jalisco.

En esta zona, Flores Hernández, El Tío, creó una red de al menos 43 empresas de diversos giros, asentadas principalmente en los municipios de Guadalajara y Zapopan, a las que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso sanciones el miércoles.

Casinos, bares, restaurantes, clínicas terapéuticas, equipos de futbol y fundaciones filantrópicas forman parte de la red que involucra no solo al jugador Rafael Márquez y al cantante Julión Álvarez, sino también al regidor (concejal) del municipio de Autlán y a otras figuras del deporte.

"Cortez", un costoso restaurante de "cocina mexicana contemporánea", forma parte del grupo Nocturnum, una de las empresas ligadas a Flores Hernández y dirigidas por los hermanos Efraín y Omar Caro Urías que, según versiones, son primos del prófugo narcotraficante Rafael Caro Quintero.

El lugar se ubica en la zona financiera de Guadalajara, conocida por sus hoteles y restaurantes de lujo. "Nocturnum" también aparece en internet como proveedora del gobierno de Colima.

Los hermanos Caro Urías son señalados también por Washington como prestanombres para el bar "Lola Lolita", uno de los clubes nocturnos de moda en Guadalajara, cuyo lema es "Lo que pasa en Lola, se queda en Lola" y al que los jóvenes ingresan después de hacer largas filas.

Aunque la empresa Noryban Productions del cantante Julión Álvarez tiene su sede en Sinaloa, mantiene oficinas en Jalisco, donde el intérprete fue contratado por el gobierno de Zapopan en 2015 para que actuara ante graduados del programa "Jóvenes con porvenir" con un pago de casi dos millones de pesos.

La Fundación Futbol y Corazón, del jugador Rafael Márquez y su director Mauricio Heredia Horner, forma parte de la lista de empresas y personas ligadas a Flores Hernández.

La organización filantrópica fue fundada por el seleccionado mexicano en julio de 2005 para llevar "apoyo a niños de zonas marginadas" de los municipios de El Salto y Tonalá, en Jalisco, y en Michoacán, de donde es originario Márquez.

Además de los patrocinios de empresas y universidades mexicanas, cuenta con apoyo de la fundación del Club Barcelona, de instituciones del gobierno municipal y de la Secretaría de Desarrollo Social federal, de la que ha recibido donativos para equipamiento y asistencia social, así como del Banco Interamericano de Desarrollo.

Otras de las empresas de Márquez vinculadas al narcotraficante tendrían como socios a personajes del futbol como Pável Pardo, ex jugador del América, en el Grupo Deportivo Márquez Pardo, cuya administración está a cargo de Heredia Horner.

El argentino Luis Fossati, ex preparador físico del Chivas de Guadalajara, comparte acciones con Márquez en el Grupo Terapéutico Puerto Vallarta, en la ciudad costera del mismo nombre, según documentos del registro público del comercio de Jalisco.

La red de empresas de Flores Hernández fue más allá de la zona de Guadalajara. En Autlán, su primo y regidor independiente Felipe Flores Gómez es señalado como prestanombres para el lavado de dinero del capo en el Club Deportivo Morumbi, un equipo de futbol de segunda división.

El Tío fue presidente de dicho club desde su fundación en 1991 hasta 2008, y desde entonces su primo se mantiene como "directivo".

Flores Gómez sostuvo en una entrevista con una radiodifusora regional que mantiene "una relación familiar" con Flores Hernández, a quien "estima" y "quiere" como "familiar y como amigo".

"El hecho de que alguien sea familiar de otra gente no implica de alguna forma ninguna responsabilidad, ni ningún involucramiento" en sus asuntos, acotó el funcionario, quien se dijo dispuesto a acudir a la Procuraduría General de la República para conocer si hay algún procedimiento jurídico en su contra.