• Regístrate
Estás leyendo: Pedro Pérez Luna. En los 500 años… II
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 11:06 Hoy

De neblinas y Don Goyo

Pedro Pérez Luna. En los 500 años… II

Víctor Bacre Parra

Publicidad
Publicidad

 

A la Cultura Tutunaku de Puebla



Afirma Nicolas Ellison, directivo de Centro de Estudios de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, CEMCA, auspiciado por Francia, que: “Es comprensible el que por el aniversario de los 500 años del inicio de la conquista de México, y del cumplimiento de los 75 años en que se dio la muerte de Antoine de Saint Exupèry, piloto francés y autor de “El Principito”-obra señalada como la tercera más leída a nivel mundial-se conjuguen ambas circunstancias para alimentar la Utopía sobre el despojo que algunos países europeos ejercieron sobre los países de América. Precisamente en este 2019 que inicia, declarado por la Organización de las Naciones Unidas, el “año internacional de las lenguas indígenas”. Por ello, el CEMCA tuvo la satisfacción de presentar la traducción de Pedro Pérez Luna de (“El Principito”) de Saint-Exupéry en lengua totonaca”(o “tutunaku, frecuentemente interpretado como (“tres corazones”) en su variante de Huehuetla, Sierra Norte de Puebla, publicado por las propias ediciones del “mismo CEMCA el pasado mayo de 2018, como lo reveló la periodista, Leticia Ánimas”.

Por ella y con su apoyo, pude contactar a Pedro Pérez Luna, quien también, generosa y amablemente, nos concedió la siguiente entrevista para todas y todos” ustedes, estimados lectores de nuestro diario. Nos dice nuestro traductor de esta parte del Totonacapan poblano: “Quiero dar las gracias al CEMCA, al Señor Probst que otorgó los fondos para la publicación, al trabajo de edición que realizaron Martín del Castillo y Rodolfo Ávila… a la señorita Estefanía que me ayudó en la gestión. A Lety Ánimas-por su nota informativa que se volvió viral en las redes; a don Bernardo Talet, director del CEMCA, gracias también a Kulax Ellison y a todas las personas que me han apoyado con este trabajo que por eso lo considero un proyecto colectivo. Por supuesto también quiero dar las gracias a Guillermo Garrido mi maestro y asesor de mi tesis y también de esta traducción. A su paciencia y comprensión pues mis problemas con el español, las he ido superando”.

“Nací en la comunidad de Putaxcat, Huehuetla, soy nativo hablante totonaco, mis padres son monolingües, mi madre hasta la actualidad no habla español. He sido discriminado por ser hablante totonaco desde que era niño. Recuerdo que en la primaria me golpeaban porque no entendía la clase, empecé a hablar el español a la edad de 12 años. En mi casa nunca hubo libros, no se leía, pues no existe nada en totonaco. Por lo que cuando empecé a entrar al mundo de la lectura en la primaria, me empezaron a gustar los libros de texto, los únicos que teníamos”.

“En los libros de lectura de la primaria venían muchos cuentos y en uno de ellos se encontraba un fragmento de El Principito, fue mi primer acercamiento, lo recuerdo por los dibujos, no tanto por lo que decían las letras. Fue el maestro Guillermo Garrido que en la universidad me encomendó la tarea de que hiciera la traducción de la obra. Esto fue en el año de 2010. Estaba terminando la carrera de Lengua y Cultura y había aprendido a escribir mi idioma. Me propuse terminar la traducción pues fue también parte de unas de mis propuestas de lectura con motivo de mi tesis. Que nuestro idioma se ha considerado un “dialecto” y que por lo tanto no tiene valor. Esto se ha transmitido a los jóvenes en la escuela y por eso abandonan el totonaco y se prefiere el español (...)Mucha gente pensará que mi idioma no tiene valor. Pero yo digo que mi lengua y mi cultura sí valen, como cualquier idioma del mundo. Uno de los propósitos de hacer la traducción, fue precisamente para ofrecer a jóvenes y niños un texto de la literatura universal, para demostrar que también el totonaco es una lengua literaria. Tuve que enfrentar muchos retos, hay palabras que no se pueden traducir, como: ‘elefante’, ‘desierto de Sahara’ o, ‘juegos de golf’, por lo que se acudió a las palabras prestadas del castellano”.

“En totonaco no existe el concepto de un “príncipe”, pero se puede explicar en el idioma. Por eso el título alude a un niño…un pequeño gran jefecito que viaja de planeta en planeta. El libro se presentará próximamente en mi pueblo y se obsequiará a niños y jóvenes. Yo tengo la esperanza que esto pueda contribuir al prestigio de mi idioma, así como a su mantenimiento”.

“Uno de los capítulos que me gustó mucho es el XXI, donde el Principito hace amistad con el zorro, allí se refleja la inocencia infantil, lo relaciono porque desde muy pequeño crecí en el campo, mi padre me llevaba para aprender muchas cosas sobre la naturaleza, me dijo que los totonacos podían comunicarse con los animales y que estos entendían el mensaje que transmitían”.

“Entre los totonacos, por ejemplo, fueron las (kixux) hormigas quienes ayudaron al hombre a encontrar el maíz, el (chakan) pájaro carpintero le ayudó a picar la piedra donde estaba escondido. El laapanit jaguar es el guardián del monte y ayuda a Aktsiní, el dueño del monte. Una mujer totonaca se convirtió en sasan zorrillo. Un waya” gavilán intercambió con un totonaco su apariencia. Es decir, igual que en ‘El Principito’, los totonacos pueden hablar con los animales”.

“La traducción es una tarea muy difícil y compleja. Primero realicé una traducción literal, después la traducción idiomática, para que el Principito sonara natural en totonaco. La evaluación de esta traducción la hizo el maestro Guillermo Garrido. Él mandó a retrotraducir lo ya traducido al español y comparó los originales. Poco a poco se fue mejorando la adaptación, pues existen pasajes o palabras difíciles de traducir. Los doctores en lingüística y totonacos Jorge Tino Antonio y José Santiago Francisco, también evaluaron e hicieron valiosos comentarios y revisiones”.

He recibido comentarios favorables , pues me dicen que se puede leer fácilmente y que captan el mensaje de la obra: el amor y la amistad. Me gustaría seguir traduciendo obras de la literatura mundial, pero también publicar textos originales de la literatura totonaca”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.