• Regístrate
Estás leyendo: José Vasconcelos: ¿Controversial y Controverso? (I)
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 11:57 Hoy

De neblinas y Don Goyo

José Vasconcelos: ¿Controversial y Controverso? (I)

Víctor Bacre Parra

Publicidad
Publicidad

En nuestras etapas de preparación y formación-niñez, adolescencia y juventud-, casi siempre existió una persona, grupo, libros, apuntes, sucesos o acontecimientos que influyeron de manera especial en nuestra historia personal o colectiva. En mi caso, fueron múltiples. Desde mi madre, profesores, familiares, estudios, sacerdotes, viajes, novias, políticos, escritores, libros, medios de información y amistades (e inclusive, la mamá de unos grandes amigos me obsequió la novela “Los otros días”, de Rubén Marín, y que fue decisiva en mi gusto por la literatura y el quehacer periodístico).

Otras personas fueron mis dos amigos Juan Bustillos y Rubén Salamanca, quienes me dieron a conocer autores, libros, películas, actores, personajes históricos, literarios y políticos; hechos bélicos nacionales e internacionales, civilizaciones, y otros temas. A.J. Cronín; “El retorno de los brujos”; García Márquez; “Una luz en la montaña”; Frida Boccara, “Los 400 golpes”, de Truffaut; y José Vasconcelos, por ejemplo, así llegaron a mi vida, en especial, la figura de José Vasconcelos.

Él nació en Oaxaca, el 27 o 28 de febrero de 1882 y falleció en la Ciudad de México el 30 de junio de 1939. Fue filósofo, educador, historiador, abogado, escritor, político, enamorador y funcionario público. Primer titular y creador de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en México. Noveno rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) (también creador de su lema: “Por mi Raza hablará el Espíritu”). Fue el segundo de nueve hijos. Efectúo sus estudios de primaria en Eagle Pass, Texas; y Piedras Negras Coahuila. Vivió en Toluca, Campeche y en la Ciudad de México. Ahí, estudió en la Escuela Nacional Preparatoria y en la Escuela Nacional de Jurisprudencia.

Tuvo una relación muy cercana con los llamados “Siete Sabios”: Antonio Castro Leal, Abogado y filósofo. Alberto Vásquez del Mercado, abogado, crítico literario y profesor. Vicente Lombardo Toledano, filósofo y político. Teófilo Olea y Leyva. Alfonso Caso, arqueólogo. Manuel Gómez Morín, político y financiero; y Jesús Moreno Baca.

Perteneció al “Ateneo de la Juventud”, con: De Alba Herrera y Ogazón, Alberto Usrúa, Aurelio M. López, Manuel Tinoco y Carlos del Castillo, Antonio Caso, Max Henríquez Ureña, Genaro Fernández McGregor, Isidro Fabela y Rubén Valenti. El médico y político, Francisco Vázquez Gómez; Pedro Henríquez Ureña, Ricardo Gómez Robelo, Alfonso Teja Zabre. Alfonso Cravioto, Rubén Valenti, Rodolfo Reyes Ochoa, Diódoro Batalla, e Hipólito Olea. El poeta, Rafael López; Justo Sierra y muchos más.

Vasconcelos tuvo una destacada actuación renacentista. Su mayor contribución en el desarrollo y conformación del México actual, fue el haber sentado las bases y el eje principal de su proceso educativo nacional-que aún está vigente-y que nos permitió crear y enriquecer nuestra propia identidad y nuestro espíritu nacionalista, imbricados, ambos, en las culturas, iberoamericana y en la universal.

Al establecer la SEP, en abril de 1921, bajo la presidencia de Álvaro Obregón, Vasconcelos estableció una estructura en construcción, ágil, sin muchos recursos, con talento e imaginación, con creatividad y convencimientos, sin alardes, combatiendo los compadrazgos, nepotismo y la corrupción.

Vasconcelos le dio un esquema básico a la SEP: tres grandes Direcciones. La de Bibliotecas, la de Escuelas y la del Instituto de las Artes, acompañadas de escuelas rurales, artesanías y educación popular, área de alfabetización, atención a comunidades indígenas, misioneros y misiones culturales, área de ediciones y editorial y embajadas culturales.

José Vasconcelos fue maderista, carrancista, obregonista, anticallista y enemigo y contendiente por la Presidencia de México de Pascual Ortiz Rubio, ante quien “perdió” las elecciones después de un gran y monumental fraude, teñido de sangre y violencia, que el maximato de Plutarco Elías Calles estableció como norma electoral vigente en la República Mexicana por más de 70 años. Vasconcelos marchó al exilio por USA y por Europa, y ya conoceremos sus otras facetas.

Pero, ¿qué era la educación para Vasconcelos: “¿Qué es educar? Educar es preparar al individuo para determinado propósito social. Los hombres han sido educados para ser buenos frailes, buenos artesanos, y últimamente para ser buenos ciudadanos; unas veces son las condiciones sociales, otras veces la escuela, pero siempre encontramos que el propósito de la educación es modelar a los hombres para el desempeño de una función social”.

“Las escuelas monárquicas se proponían formar buenos súbditos; las escuelas teológicas, buenos sacerdotes; los despotismos se empeñan en crear soldados, y solamente los pueblos civilizados procuran formar buenos ciudadanos, es decir, hombres y mujeres libres, capaces de juzgar la vida desde un punto de vista propio, de producir su sustento y de forjar la sociedad de tal manera que todo hombre de trabajo esté en condiciones de conquistar una cómoda manera de vivir. Éste es el tipo de hombre que tratamos de crear en México y ése ha sido el propósito de nuestra reforma educacional”, (Introducción a la conferencia dictada en Washington, 1922).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.