• Regístrate
Estás leyendo: El recuento de los daños… constitucionales
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 19:43 Hoy

Escuela Libre de Derecho de Puebla

El recuento de los daños… constitucionales

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Ya en otras entregas he propuesto un ejercicio consistente en, si fuera posible, que la Constitución nos respondiera diversas preguntas, respecto a los tiempos políticos que se viven en el país, en esta oportunidad le preguntaría por ejemplo ¿qué opina sobre papel de los candidatos presidenciables independientes?

Estimado lector ¿usted qué cree que nos respondería? Pero como ese ejercicio es impracticable, el que escribe estas líneas propone una especie de respuesta silenciosa, de lo que está regulado en la Constitución, pero que esta no se los puede decir de viva voz a los actores políticos, en el recuento -de muchos- de los daños constitucionales, que ha dejado el proceso electoral que va corriendo.

A la primera de las preguntas formuladas en éste ejercicio, la Constitución nos hace reflexionar que, gracias a la poca seriedad política mostrada por los candidatos presidenciables independientes, desde su registro, su participación en los debates, y hasta el “detalle” de Margarita Zavala de dejar libres a sus simpatizantes para ejercer su voto y renunciar a la candidatura independiente, que dicho sea de paso, obtuviera a despecho de su salida del PAN; o bien, ni que decir de “El Bronco”, quien fuera calificado por la prensa como el candidato del máximo Tribunal Constitucional de justicia electoral -el TRIFE- desaprovechó el momento histórico en el proceso electoral, saliendo a presumir su pasado partidista, y que entre tantos desaciertos y aberraciones, que expuso ante los medios, solo le faltó –el día de la jornada electoral- salir a declarase triunfador de las elecciones presidenciales.

Pues bien, a esos dos personajes “independientes” la Constitución les reprocha, que su pobre actuar político, además del impacto en los dineros públicos para hacer posible su participación desde su registro y hasta su aparición en las boletas electorales, le deja un mal sabor de boca y solo están haciendo fracasar un modelo en evolución para una sana práctica democrática, como lo es la figura de los candidatos independientes, que tantos años – incluyendo una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos- le ha costado a nuestro pasado constitucional construir.

En éste recuento de los daños constitucionales, que nos ha dejado el pasado proceso electoral, me parece que como ciudadanos debemos levantar la voz para exigir que los candidatos independientes a ocupar cualquier cargo de elección popular, sean verdaderamente independientes -y no ex militantes dolidos- de los partidos políticos; es correcto que las autoridades electorales instrumenten los medios jurídicos y técnicos, para hacer realidad las candidaturas independientes, pero… ¿ a qué costo ? Y para ello no hay que reformar la Constitución, solo será suficiente recordar la opacidad de los independientes presidenciables antes citados que -habiendo obtenido su registro para ello- no estuvieron a la altura política del marco Constitucional.

JOSÉ RAMÓN CAMPILLO DÍAZ

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.