• Regístrate
Estás leyendo: ¿Qué nos dice el vestido amarillo de Eiza?
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 23:13 Hoy

Estado fallido

¿Qué nos dice el vestido amarillo de Eiza?

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Primero que nada que nos gusta divertirnos. La lluvia de memes que surgieron en el momento que la actriz de Baby Driver pisó la alfombra roja sin duda fueron de alarido. No creo, como mucha gente ha dicho, que se trata de “molestar a la mexicana”, simplemente hay que reconocer algo: Eiza está operando en un contexto muy distinto al nuestro.

Quien les escribe es la última persona del mundo que debería hablar de moda, vaya que me he metido en problemas por ello. Pero sé una que otra cosa de lo que trata el Oscar y esos minutos en la alfombra roja en particular, y algo me queda claro: hay que llamar la atención.

Eiza merecía estar con todo presentando ese premio en la ceremonia. Ella y su madre, Glenda Reyna, han trabajado desde que era muy pequeña para este momento. Así que a pesar de que gocé mucho los memes y me reí bastante del ingenio de algunos de ellos (es que a nuestros publicistas de verdad les gusta usar ese color amarillo) puedo asegurarles algo después de leer decenas de reseñas internacionales al respecto: ella está adelantada a lo que nosotros ubicamos como moda. Créanme, no se fue corriendo a su Macys o Ross (Dress for Less) más cercano a ver qué se ponía en la gran noche. Fue una decisión consciente de crear presencia y de que nadie se olvidara de ella. Nadie lo hará.

Pero también dejemos algo claro. Que nos guste o no un vestido, que nos dé risa el ingenio mexicano no nos hace cangrejos. No por esto en particular. Mucha gente no puede darle crédito a la actriz por el lugar que se ha ganado, pero ya no está en duda. Lo hizo espectacularmente en la presentación de las categorías de sonido, y esto apenas empieza.

Tomó un riesgo, sí. ¿Pero que esperábamos? ¿Que llegara con un discreto y clásico vestido negro? Es lo que yo hubiera hecho. Y por eso yo solo me trepo en el escenario del Dolby para hacer un reportaje, no para presentar una categoría.

Así que ese vestido nos dice muchas cosas: la primera es que si tienes el porte y la seguridad para usarlo (y la colorimetría), ¡Bien por ti! Si algo sé del Oscar es que nunca nadie quedará contento con toda la faramalla que hay alrededor. Me parece mejor pecar de arriesgada que de sumisa. Más cuando el mundo entero está preguntando “¿quién es la chica del vestido amarillo?”, mientras nosotros juzgamos y hacemos memes.

Ojalá Eiza lo esté viviendo así. Tiene tanto qué celebrar. Y no le debe ser nueva la cruel opinión pública en redes sociales. Yo puedo dar la opinión que sea, de si me gustó o no la ropa. ¿Pero qué sé yo? Meryl Streep nos explicó exactamente cómo funciona el tema de la moda en la industria. Y Ralph Lauren, diseñador del atuendo, bien lo sabe. Lo importante es que funcionó. Creo que no estamos muy al día con lo que viene. Pero por lo que más quieran, solo ella y tres personas caben en ese pedazo de tela. Sigamos aplicando el “de la moda, lo que te acomoda”. ¿No creen?

¡Que alguien me explique!

¿Por qué sigue siendo nota que una mujer famosa salga a la calle, o peor aún, en una foto sin maquillaje?

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.