• Regístrate
Estás leyendo: Oscar en tiempo de redes
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 18:10 Hoy

Estado fallido

Oscar en tiempo de redes

Susana Moscatel

Publicidad
Publicidad

Fue un experimento que verdaderamente me dejó feliz, sacudida y conmovida. Siendo este el primer año después de 12 que quien les escribe no le tocó ir a hacer los comentarios y traducción en televisión abierta pude estar durante la ceremonia haciendo mi trabajo, que tanto amo, en el lugar donde todos los días tengo el privilegio de trabajar. ¡Y qué experiencia!

Mañana ya platicaremos con tiempo y análisis de los mensajes que se dieron en el Oscar, de la alegría que nos provocó el triunfo de Guillermo del Toro, que fue como meter gol en los últimos minutos del Mundial. De la brillante Frances McDormand y la manera en la que le dio la vuelta al discurso para que todas las mujeres nos sintiéramos incluidas y unidas. Conmovedor como pocas cosas.

Pero hoy quiero contarles la experiencia que es hacer una transmisión en la que brincas de pronto de televisión a Periscope y Facebook Live, radio y lo que se nos vaya cruzando en el camino. Esta transmisión de la cobertura del Oscar en su edición número 90 jamás se me va a olvidar, porque vi a todo el equipo de la gente con la que trabajo día con día hacer hasta milagros para conseguir todo lo que se necesitaba (y es mucho cuando no tienes los derechos de la transmisión) para asegurarnos que las cosas salieran como solo lo podríamos haber soñado.

Fue muy distinto. No fue ir paso a paso. No fue monitorear cada momento. Cada chiste, cada respiro. Fue hacer una cobertura periodística en la que tuvimos un público que iba y venía, pero en su mayoría se quedaba, comentaba y participaba. Muchos de ellos mientras veían las transmisiones ya fuera en Azteca o en TNT.

Qué razón tiene la gente de la que estoy aprendiendo la nueva manera de hacer este trabajo: no todo mundo tiene una pantalla de televisión enfrente, pero generalmente sí un teléfono en la mano. Con todos ellos platicamos, interactuamos, brincábamos de un medio al otro (incluyendo pedirles un segundo para que me dejaran ir escribiendo esto, el periódico también tiene que cerrar) y logramos una experiencia colectiva como nunca había vivido en más de 20 años que llevo en los medios.

Lo más cercano para mí de esta emoción es el teatro. Poder vivir y vibrar a los demás en el momento que las cosas que nos apasionan ocurren al mismo tiempo y a la vez agregar información y todo el trabajo previo que habíamos hecho por meses: uno de los más grandes privilegios de mi carrera.

Millones de personas amamos el cine y tengo el privilegio de hablarles a ellos. Sí, las redes, la web, cambian, nos asusta, nos cambian el mundo, pero la experiencia de ayer fue una de privilegio. Sin dejar las plataformas que amamos, que hacemos y que seguiremos haciendo, este #Oscar90, siento que ha sido uno de los mejores aprendizajes de mi carrera.

¡Y ahora al Ángel! ¿O qué no?

Twitter: @SusanaMoscatel

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.