• Regístrate
Estás leyendo: #GLOBOyTRUMP
Comparte esta noticia
Domingo , 15.07.2018 / 23:41 Hoy

#GLOBOyTRUMP

Publicidad
Más opiniones
Publicidad

El patán y palurdo mercader neoyorquino sicofante de la política llamado Donald Trump que para infortunio del mundo es desde el 20 de enero de 2017 el Presidente de Los Estados Unidos de América se despidió del año pasado con el insultante optimismo desbordado que le caracteriza y espetó a través de su incontenible cuenta de twitter: “Qué año ha sido y solo estamos empezando. ¡Juntos, estamos volviendo a hacer grande a América! ¡Feliz año nuevo!”, recordando el lema de su campaña electoral. El lenguaraz personaje que llegó a la Presidencia postulado por el Partido Republicano ha convertido la imprevisibilidad, la disrupción y la intimidación en emblemas de su administración presidencial y el presente año 2018 será clave para medir su sostenibilidad en la ruta para llegar en 2019 a la mitad el período de su mandato con la fuerza necesaria que le permita consolidar el dominio en el ámbito legislativo, ya que como cada dos años, ¿el próximo 6 de noviembre? los ciudadanos de su país votarán para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. El Partido Republicano controla ahora ambas cámaras y sostener ese manejo legislativo es esencial para Trump.

Es probable que los republicanos quieran aprovechar que aún ostentan mayoría en el Congreso para tras los sonoros fracasos de 2017, hacer nuevo intento por aprobar una ley que acabe con el famoso ‘Obamacare’, la reforma sanitaria impulsada por el demócrata Barack Obama, aprobada en 2010 y que desde esa época los conservadores prometen destruir. El rechazo de republicanos moderados hizo naufragar el intento de contrarreforma. Este año también tendrá que resolverse el futuro del ‘Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia’ que protegía de la deportación a buena parte de los dreamers, inmigrantes que llegaron siendo niños de forma irregular al vecino país del norte y han crecido en el país. Trump ha dejado el programa en el limbo y los demócratas quieren forzarle a extender esta protección. Una severa amenaza para Donald Trump será Robert Mueller, el fiscal especial que lidera la investigación sobre si el grupo cercano del presidente se coordinó con la presunta injerencia rusa en la campaña electoral de 2016. Un hipotético delito de ese tipo podría llevar eventualmente a un proceso de destitución (impeachment) contra Trump, pero para ello sería necesarias amplias mayorías en el Congreso.

Trump cerró 2017 con un índice de aprobación del 40%, según los datos de Gallup, lo que supone un incremento de siete puntos en un mes, se ha beneficiado de la aprobación de la reforma fiscal, su primer éxito legislativo, pero sigue por debajo del 45% de popularidad que tenía al inicio de su mandato y del 51% de su predecesor Obama al final de su primer año, más preserva un sólido apoyo de la base de votantes que lo catapultó a la Casa Blanca y a ellos dirige muchos de sus mensajes, como en los que pregona su ideal de aislacionismo internacional y dureza en inmigración. Trump se atribuye la mejora del desempleo y el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) aunque ello responde, en gran parte, a una tendencia previa a su llegada a la Casa Blanca, e insiste en hacer suyos los récords en la bolsa: el parqué neoyorquino firmó en 2017 su mejor año desde 2013 y a poco estuvo de rebasar la marca de 1995. Un reto del magnate neoyorquino en 2018 será convencer a los ciudadanos de que la economía va bien gracias a él y la enorme rebaja de impuestos que acaba de firmar, la mayor en más de tres décadas. En 2018 también debe resolverse el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. En el terreno internacional, una gran gran preocupación de Trump en 2018 es Corea del Norte que tiene misiles con capacidad nuclear y pueden alcanzar territorio del vecino país al norte.

Trump ha presionado a China para que rompa lazos con Corea del Norte y ha logrado que el Consejo de Seguridad de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) imponga duras sanciones al régimen de Kim Jong-un.

El yihadismo se presume como el otro gran asunto de la arena internacional.

En su felicitación de fin año Trump escribió en Twitter que deseaba un feliz 2018 “incluso a los muy deshonestos medios de noticias falsas”. El polémico mandatario ha convertido a la prensa en su mayor enemigo acentuando su tergiversación del concepto de noticias falsas para emplearlo ante cualquier información crítica sobre él, sin embargo, vive obsesionado por el impacto informativo y no es un adalid de la verdad pues según un análisis del diario The Washington Post dice cada día un promedio de cinco mentiras o datos no del todo correctos. Todo apunta a que en 2018 la guerra contra la prensa continuará.

Lo cierto es que, al menos para México y los que aquí nacimos o habitamos este gran país, afortunadamente no ha sido el primer año de la gestión de Trump una causa de caos, esperemos que en este 2018 y hacia adelante haya fortaleza y unidad para seguir enfrentando cualquier embate del antipático personaje que pretende dominar al globo.

@salvadocosio1

opinion.salcosga@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.