• Regístrate
Estás leyendo: Las consultas
Comparte esta noticia
Sábado , 23.03.2019 / 05:26 Hoy

Tiempo vivido

Las consultas

Rodolfo Esparza Cárdenas

Publicidad
Publicidad

Las consultas tal como están en la Constitución son el reflejo de una presión ciudadana, cuyo fondo es la necesidad de tener figuras que permitan la revocación de mandato del funcionario público cuando su desempeño sea insatisfactorio o ineficiente; sería la rectificación del voto que le fue otorgado con la expectativa en su eficacia y eficiencia para atender el mandato soberano y resolver los problemas que enfrente la sociedad en su búsqueda de mejores condiciones de vida con justicia y equidad. 


Sin embargo, para no cumplir cabalmente el propósito demandado, se establecieron consultas con demasiados candados para restarles efectividad y simplemente dar atole con el dedo. 

Sabiendo que es exigencia generalizada el actual presidente la convirtió en oferta de campaña e hizo ejercicios que por supuesto no cumplían los preceptos constitucionales, que como se ha dicho están hechos para que este recurso se diluya y la pretensión ciudadana se manipule desde el poder. 


El asunto es que en el fondo las consultas a la ciudadanía son una contradicción al principio de representación popular que se concreta en los diputados, senadores, gobernadores, presidentes de la República o del municipio. 

La pregunta es por qué se hace necesaria recabar la voz de la ciudadanía, si se supone ya se delegó en los funcionarios citados. 

Hay varios elementos: primero, estos funcionarios realmente no representan al pueblo sino a los partidos y sus intereses; segundo, existe la certeza que aún pueden representar intereses muy particulares de los factores de poder y trabajar para hacer leyes ad hoc, por eso éstos promueven la reelección; tercero, su desempeño es utilizado para gestionar o hacer negocios que permitan su enriquecimiento; en síntesis, las necesidades del pueblo son relegadas si no olvidadas; un pueblo, como se ha dicho que no cuenta con recursos de llamar a cuentas o intervenir durante su gestión para impedir corruptelas de varios colores. 

 
Por tanto mientras no haya verdadera representación y los diputados, senadores, presidentes trabajen honesta y efectivamente en pro de la mayoría de la población, las consultas se hacen necesarias en tanto las leyes no contemplen mecanismos efectivos para la revocación del mandato cuando la ciudadanía lo sienta imperioso. 

Solo así tendremos buenos gobiernos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.