• Regístrate
Estás leyendo: Los momentos
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 19:40 Hoy

De oficio reportero

Los momentos

Ricardo Magallán

Publicidad
Publicidad


1.-Congruencia es el primer concepto que debemos destacar del arranque oficial de la era de Gerardo Martino al frente de la selección nacional. Y es que somos damnificados del proceso mundialista que más radicalizó y dividió a la familia futbolística del país entre los que rendían tributo a Juan Carlos Osorio, dejándose endulzarse por su rosa pero hueca labia, y sus detractores, ácidos como con ninguno. Sí, debemos reconocer que, con un solo partido, Tata ya dio certidumbre, mostró camino y, lo más importante, cómo se andará en él, algo de lo que fuimos huérfanos los últimos cuatro años. Martino eligió a los que debería elegir, puso a los once que tenían que jugar y, sin ecuaciones matemáticas ni coordenadas marítimas, hizo jugar bien al equipo. Congruencia, solo eso, congruencia.

2.-Y lo de Martino y su buen arranque no se limita solo a las cuestiones cancha. El argentino llegó y, de inmediato, eliminó viejas costumbres, atacó vicios y lo hizo actuando con trasparencia, sin doble fondo. El tema de Tecatito es un atento llamado atención del argentino de que se acabó el trato de cabaret que muchos le daban al Tri. Hoy, como nos enseñaron nuestros ancestros, una convocatoria es sagrada y nada, y muchos menos nadie, puede ningunear la jerarquía de este suceso. El desdén se pagará caro. Bueno, si usted es de los que se quejaba de que la selección estaba llena de “divas”, pues empiece a agradecerle a don Gerardo que, al parecer, va a limpiar el congal. Y qué decir del valor mostrado por el timonel para dejar a Javier Hernández en el banquillo en el duelo ante Chile. ¿Cuántas veces no hemos escuchado la supuesta “obligación” que hay de alinear a Chícharo en los juegos que se realicen en Estados Unidos para obedecer a intereses comerciales de patrocinadores? Pues Martino no se detuvo a investigar si era cierta o no esta teoría y apeló a la cordura: alineó como titular al que anda mejor, Raúl Jiménez. Punto. Que le siga por ahí, que aún hay mucho que enderezar.

3.-Hubo una época en la que nuestro futbol tuvo porteros para aventar al cielo de gran calidad. Quién cuidara el arco del Tri no era preocupación, había material de sobra para hacerlo y bien, y en esa carrera se impuso Guillermo Ochoa. Hoy, sucede exactamente lo mismo con los medios de contención. Desde las barredoras, pasando por los palos, los pulmones y los exquisitos con salida, vivimos días de opulencia en esa posición para nutrir a la selección nacional. Por eso es de llamar la atención el caso de Carlos Rodríguez, el chico de Rayados. Este chavo cayó con el pié derecho en el conjunto nacional justo cuando la pelea por un lugar en esa posición del campo parecía era de hombres con mayor experiencia y fuelle. A los buenos futbolistas les basta una primera vez y Carlos no solo la aprovechó, sino que sacudió a los leones que ya se batían ahí y les advirtió que la contención en el camino a Qatar no es tema dado.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.