• Regístrate
Estás leyendo: Presidencia y paternalismo
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 04:38 Hoy

Prácticas Indecibles

Presidencia y paternalismo

Rafael Pérez Gay

Publicidad
Publicidad

Del indiscutible y arrasador triunfo de López Obrador me inquieta la forma en que el electorado ha depositado un enorme poder en una sola persona. ¿Queremos un papá o un presidente? Al parecer, la mayoría electoral necesita lo primero: un papá bueno, basta de padres desentendidos y no pocas veces maltratadores.

Al pronunciar las primeras palabras como ganador de la elección según el conteo rápido del INE, López Obrador moderó su temperamento proclive a los tonos altos, al adjetivo desaforado, a las palabrotas que alfabetizó Gabriel Zaid en su artículo “AMLO, poeta”. Aún así, no escuché un reconocimiento a la institución que hizo posible la elección que le confirió el honor de la Presidencia de la República. Lo último que escuché del virtual presidente López Obrador sobre el INE fue que los consejeros eran “achichincles de la mafia del poder”. Frutos podridos de la campaña me dirán, correcto, se entiende. Pero no seamos pacatos, esos “achichincles” organizaron una elección ciudadana ejemplar.

Se admite que todo lo que se dice en campaña se borra después de la elección. Perdón por la candidez, pero no creo que deba ser así, por eso tenemos campañas que se vuelven verdaderos pudrideros verbales y no tan verbales, tiempos vergonzosos de gran orfandad intelectual.

A un presidente conviene e irrita muchas veces una sociedad civil organizada, ciudadanos, sujetos de libertad política y responsabilidad jurídica. Un líder social es siempre un padre, un hombre que guía no a los ciudadanos, sino al pueblo: “No les voy a fallar”, y agregará: los guiaré por el buen camino, predicaré con el ejemplo, los cuidaré incluso de ustedes mismos. El pueblo es primero. Los ciudadanos responden ante las leyes como mayores de edad, el pueblo es menor de edad, como niños que requieren el cuidado del papá. Y uno quiere mucho a los padres.

No creo que convenga a nadie la profecía de la catástrofe. Empecemos por observar y seguir las acciones del nuevo gobierno. Termino: no quiero un régimen paternalista, me gustaría un presidente en toda la línea. Prefiero equivocarme solo que acertar con la multitud.

rafael.perezgay@milenio.com
Twitter: @RPerezGay

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.