• Regístrate
Estás leyendo: Justicia y bien común
Comparte esta noticia
Sábado , 20.04.2019 / 01:25 Hoy

Visión Social

Justicia y bien común

Pedro Miguel Funes Díaz

Publicidad
Publicidad

Desde el punto de vista cristiano todas las acciones humanas en lo social giran, o deben girar, en torno al principio de la caridad en la verdad, como lo nota Benedicto XVI en su encíclica “Caritas in veritate”. El pontífice pasa inmediatamente a un aspecto más práctico según el cual la caridad en la verdad adquiere forma operativa en la justicia y el bien común a los que llama criterios orientadores especialmente en nuestro tiempo a causa de la globalización.

Siguiendo esas ideas, podemos sin dificultad encontramos con el hecho de que todas las sociedades elaboran un sistema propio de justicia: “ubi societas, ibi ius”, o sea, donde hay sociedad hay derecho. Ahora bien, si por la caridad damos de lo nuestro a alguien lo normal es que primero le hayamos dado lo suyo. En otras palabras, primero está la justicia y luego la caridad que la supera. En este punto Benedicto XVI dice que el que ama a los demás es ante todo justo con ellos. La consecuencia es que la justicia es inseparable de la caridad.

Construir con caridad una sociedad digna del hombre supone edificarla sobre el derecho y la justicia, aunque, ciertamente, la caridad supera y completa la justicia, de modo que las relaciones entre las personas además de derechos y deberes, incluyen gratitud, amistad, misericordia, etc.

La caridad, el amor hacia los demás significa querer su bien y trabajar por él, pero como además del bien individual existe un bien que nos pertenece a todos, que llamamos bien común, lógicamente la caridad también se relaciona con él. Se trata de un bien que tiene que ver con el modo de vivir de las personas unas con otras en la sociedad. Es el bien que nos permite ejercer nuestros derechos, participar en la cultura, obtener trabajo, vivir con seguridad… es lo que posibilita que nos desarrollemos como personas y que las familias y los grupos intermedios se puedan perfeccionar.

Dice Benedito XVI que “desear el bien común y esforzarse por él es exigencia de justicia y caridad”. y añade que “trabajar por el bien común es cuidar, por un lado, y utilizar, por otro, ese conjunto de instituciones que estructuran jurídica, civil, política y culturalmente la vida social, que se configura, así como polis, como ciudad. Se ama al prójimo tanto más eficazmente, cuanto más se trabaja por un bien común que responda también a sus necesidades reales. Todo cristiano está llamado a esta caridad, según su vocación y sus posibilidades de incidir en la polis”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.