• Regístrate
Estás leyendo: Nadie como Salvador Nava
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 22:33 Hoy

Nada personal

Nadie como Salvador Nava

Pablo Ruiz Meza

Publicidad
Publicidad

De los conflictos poselectorales por la gubernatura que cubrí como enviado por diarios en los que laboré, los más emblemáticos de la década de los noventa fueron los del doctor Salvador Nava Martínez, en San Luis Potosí, y Cristóbal Arias, en Michoacán.

En San Luis Potosí, fueron los tiempos de la resistencia civil pacífica, contra el fraude electoral para imponer como gobernador al priista Fausto Zapata, en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

Con las pruebas en la mano, el movimiento del Frente Cívico impugnó las elecciones por el cúmulo de incidentes durante las elecciones, que mancharon la jornada comicial.

Durante los actos de resistencia civil, los denunciantes del fraude nunca ejercieron una acción violenta a nombre de sus reclamos, la respuesta fue la movilización en la capital del estado y los principales municipios potosinos.

Cientos y miles de potosinos abarrotaban la Plaza de Los Fundadores en la capital de aquella entidad, y el propio Salvador Nava, quien había sido víctima del fraude más vulgar en la era del priismo omnipotente, encabezó una marcha desde su natal estado hasta la Ciudad de México.

Uno de los actos de resistencia civil más relevantes del navismo fue la cadena humana de cientos de mujeres sentadas frente a la puerta principal del Palacio de Gobierno de San Luis Potosí, para impedir el ingreso de Fausto Zapata y su equipo de colaboradores.

Zapata pasó sobre las mujeres potosinas, junto con sus colaboradores, lesionando a muchas de ellas por el forcejeo, eran mujeres potosinas valientes.

En esa época, por el papel destacado de las mujeres en la defensa del voto, se acuñó aquella frase: “No es lo mismo Enchiladas Potosinas, que potosinas enchiladas”.

La fuerza cívica del movimiento ciudadano del desaparecido doctor Salvador Nava, terminó con la caída del también extinto Fausto Zapata, sustituido por otro político también fallecido, el ex embajador de Méxco en Chile, Gonzalo Martínez Corbalá.

El médico y político potosino Salvador Nava, fallecido en 1992, es el ejemplo más digno de la resistencia civil contra un fraude electoral, figura honesta y querida, nada que ver con la farsa de políticos violentos de ahora: corruptos, perversos, sin ética ni calidad moral.

pablo.ruiz@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.