• Regístrate
Estás leyendo: Iniciativa de líderes México-Estados Unidos
Comparte esta noticia
Martes , 19.02.2019 / 12:47 Hoy

Columna de Neera Tanden

Iniciativa de líderes México-Estados Unidos

Neera Tanden

Publicidad
Publicidad

Mientras el presidente estadunidense Donald Trump continúa insistiendo en que México pague por su ridículo muro fronterizo, es absolutamente vital que las personas que entienden la importancia de la relación entre Estados Unidos y México sigan construyendo puentes entre nuestros países. Estados Unidos y México comparten más que solamente geografía, historia y oportunidad económica. Estamos obligados por un destino común. El éxito de cada país en impulsar crecimiento equitativo e inclusivo es de importancia fundamental para el otro.

En un momento en que el presidente de Estados Unidos es tan hostil hacia México, los demás tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para fortalecer nuestra relación. Nuestra conexión tiene que ser más fuerte que cualquier líder político o administración.

Ningún otro país es más consecuencial para Estados Unidos que México. Es el tercer socio comercial de Estados Unidos, los turistas mexicanos gastan aproximadamente 20 mil millones de dólares en Estados Unidos cada año, más de 30 millones de estadunidenses son de ascendencia mexicana, y más de un millón de personas cruzan nuestra frontera compartida legalmente todos los días por razones de empleo o para asistir a la escuela. Un vecino fuerte y estable que amplía las oportunidades y fortalece el estado de derecho no solo es bueno para México, sino también promueve los intereses nacionales de Estados Unidos.

El esfuerzo para realizar tal objetivo está, como tiene que estar, en las manos del pueblo mexicano. Requerirá que los miembros de la sociedad civil, el sector privado y el gobierno trabajen en estrecha colaboración. Sin embargo, Estados Unidos puede y debe desempeñar un papel constructivo y de apoyo en este empeño.

Pero para adoptar plenamente este papel, el pueblo estadunidense debe ordenar su propia casa. Los progresistas en Estados Unidos estamos tomando varios pasos para luchar contra aquellos en nuestro país que están tratando de dividir a estadunidenses de diferentes orígenes. En primer lugar, estamos promoviendo la igualdad en todas sus formas y defendiendo a las personas de color y nuestras instituciones democráticas de los asaltos, aparentemente diarios, de Donald Trump. Esto incluye lograr reformas integrales a nuestro sistema de inmigración que reconocen y protegen la dignidad de todos los hombres y mujeres que desean hacer de Estados Unidos su hogar.

En segundo lugar, también nos esforzamos por dar forma y ampliar la conversación en torno a México. A pesar de los reclamos de muchos conservadores en Estados Unidos. La inmigración, la seguridad fronteriza y nuestro flagelo compartido de drogas son solo una parte de nuestra relación binacional. Todos los días, nuestros países se integran cada vez más y se entrelazan en una amplia gama de temas.

En Estados Unidos es imposible no reconocer el rostro cambiante de nuestra nación. Nos maravillamos de la valentía y el talento de los dreamers, la gran mayoría de origen mexicano. Estos jóvenes increíbles ayudan a representar el futuro de nuestro país. Los millennials son la generación más diversa en nuestra historia, y su optimismo y vitalidad ayudarán a redefinir nuestra relación con México, y con el mundo entero.

Ahora, más que nunca, las personas en Estados Unidos y México que creen en los principios de tolerancia y prosperidad compartida deben unir fuerzas para profundizar los lazos entre nuestras sociedades. Dado que las palabras y acciones de Donald Trump y sus aliados han puesto a prueba la relación entre nuestros gobiernos, recae sobre el resto de nosotros fomentar la cooperación y un sentido de respeto mutuo.

Es por eso que la organización que dirijo, el Center for American Progress (CAP), lanzó el US-Mexico Leaders Initiative. Nuestra propuesta trae a líderes emergentes de Estados Unidos del sector público, privado y cívico con diversos antecedentes personales y políticos a México para que puedan obtener un mayor conocimiento de las complejidades del México moderno y la importancia de la relación entre Estados Unidos y México. Estamos trabajando para asegurar que las personas que se elevan entre los rangos en ambos países puedan forjar una comprensión más profunda entre ellos, y que reconozcan que hay mucho más entre nuestras naciones que las caricaturas que nos ofrecen los demagogos políticos.

Como parte del compromiso de mi organización con la misión de nuestra iniciativa, me siento honrada de participar en el décimo Foro Anual del VIF, en Ciudad de México el 8 de marzo. El encuentro está dedicado a construir una economía más sostenible e inclusiva en México y esperamos participar en una conversación binacional sobre el logro de ese objetivo.

Las personas de buena voluntad, tanto en Estados Unidos como en México, tienen una responsabilidad básica de oponerse a las agendas nativistas y nacionalistas que recientemente han estropeado la relación entre nuestros países. Nuestro mundo del siglo XXI está más conectado que nunca y un vínculo más fuerte entre nuestras dos democracias puede crear una mayor oportunidad en nuestras dos sociedades. Juntos, a través de esfuerzos como el US-Mexico Leaders Initiative de CAP, podemos vencer a quienes trabajan para dividirnos, y podemos ayudar a guiar a nuestras naciones hacia un futuro lleno de mayor seguridad, igualdad y prosperidad para nuestros pueblos.

* Presidenta y directora ejecutiva del Center for American Progress (CAP)

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.