• Regístrate
Estás leyendo: "Guerra Fría": tú tan folk; yo tan jazz
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 11:52 Hoy

Bambi vs. Godzilla

"Guerra Fría": tú tan folk; yo tan jazz

Maximiliano Torres

Publicidad
Publicidad

Los estrenos de la cartelera en este San Valentín nunca habían sido tan atípicos: este año no llegó una comedia romántica por parte de Hollywood, pero sí un remake mexicano de la comedia romántica hollywoodense más célebre: La boda de mi mejor amigo. Para rematar la peculiaridad de este fin de semana, se estrenaron las dos joyas del cine extranjero que en 2018 fueron consideradas de lo mejor del año: Un Asunto de Familia, de Hirokazu Koreeda; y Guerra Fría, de Pawel Pawlikowski. Esta última, la del cineasta polaco, si bien encaja en el cine de enamorados, es una experiencia atemporal y superior.

La historia de amor de Wiktor y Zula inicia en la Polonia de la posguerra, en 1946. Él es un músico que viaja por la zona rural del país, audicionando cantantes para un espectáculo de música folclórica que hará gira por Europa. En esa búsqueda de talento conoce a Zula, una cantante que aparenta ser una ingenua campesina, aunque esconde un pasado conflictivo. Mientras trabajan en la gira, se enamoran. Y cuando el gobierno decide que el espectáculo en el que ambos trabajan será modificado para promover los valores de la dictadura estalinista, Wiktor deja la gira. Zula se queda. Éste será el primero de varios desencuentros a lo largo de los años por diferentes ciudades de Europa en los que intentarán empezar de nuevo. Cada vez que coincidan, su atracción será tan innegable como los ideales opuestos que les impiden permanecer juntos.

Filmada en un blanco y negro que arranca suspiros, Guerra Fría es de esas cintas con la rara cualidad de ser específica y universal. Por un lado —al igual que en Ida, la cinta pasada de este mismo director— nos habla del descontento en la cultura de un país: el conflicto de identidad de los expatriados que, lejos de casa, contraen lo que parece una incurable soledad y falta de pertenencia. Además de tratar la condición política de Europa Central, la relación entre Wiktor y Zula es una historia de amor universal. De amor imposible, que no depende del contexto histórico para conmover. Si la política fuese un lenguaje agotador para que el espectador, fatigado de la política en la vida real, se aproxime a sus amantes, Pawlikowski brinda una segunda guía para entenderlos: sus preferencias musicales, que son una extensión de su ideología. A Wiktor le gusta el jazz, A Zula la música tradicional polaca. Y en cada nueva ocasión en la que se reencuentran, cada uno está haciendo un tipo de música que representa quién es en ese momento. Así como lo diferente que es del otro. En el fondo, la política es inseparable del mensaje de Pawlikowski, quien plantea cómo un sistema de gobierno puede llegar a forjar a los individuos y sus relaciones.

Al mismo nivel de sensibilidad de su fotografía y música está el casting que, con una exactitud crucial, encontró a actores que en su sola composición facial nos dan el espíritu de la época. Ésta podría ser una película sin diálogos y, gracias a la presencia y química de Joanna Kulig y Tomasz Kot, todavía sería capaz de transmitir el amor fatalista que la define.

Nominada a tres premios Oscar (Mejor Director, Mejor Cinematografía y Mejor Película Extranjera) y basada ligeramente en la vida de los padres del director, Guerra Fría es una obra sumamente personal. Esto no será impedimento para que los cinéfilos y melómanos del mundo se la apropien para usarla de referencia para sus propias historias de vida. Es el destino de las grandes películas.

twitter.com/amaxnopoder



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.