• Regístrate
Estás leyendo: Algo mejor que un Oscar
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 23:02 Hoy

Bambi vs. Godzilla

Algo mejor que un Oscar

Maximiliano Torres

Publicidad
Publicidad

Llevamos más de noventa días hablando sobre la última película de Alfonso Cuarón. Algo más sorprendente que la duración de este diálogo nacional es el hecho de que, en todo este tiempo, no nos desviamos del tema.

“¿Es Roma la mejor película en la historia del cine mexicano?, ¿la apreció mejor quien la vio en cine o quien la vio en Netflix?, ¿qué nos dice esta historia de época sobre el México actual?, ¿es la actuación de Yalitza Aparicio merecedora de una nominación al Oscar? ¿Yalitza Aparicio interpretó a una mujer parecida a ella misma?”, discutió México en redes sociales, sobremesas, citas con el dentista, trayectos de Uber.

No importa qué tan desinformadas, vagamente formuladas o subjetivas sonaron las preguntas; fueron válidas. Un punto de partida para aprender algo. La repercusión de Roma rebasó el campo de acción del cine de arte: los festivales, las salas de arte, la prensa especializada, la crítica, la academia y la cinefilia para involucrar a un público diverso de 3.5 millones de mexicanos que la vieron en Netflix, según cifras dadas por la plataforma de streaming. Esta audiencia masiva no tiene la responsabilidad, ni la atribución de apreciar con rigor una obra cinematográfica. Cuando una película es apropiada por un país entero ¿Quién decide si es o no la más grande de todos los tiempos?

Si la noche de hoy, Roma se alza como la mejor película del 2018 en los Oscar, México se convertirá en un porra de estadio, celebrando el récord de cinco triunfos de directores compatriotas en los últimos seis años en esta ceremonia. Una superioridad que no conoce en los Mundiales de futbol, ni en las Olimpiadas, ni en los certámenes de belleza. Mientras nosotros, en este escenario favorable, entonamos “Cielito Lindo” en honor a nuestros cineastas de alto rendimiento, para el resto del mundo la noticia será otra: al premiar una película distribuida en streaming, sin el respaldo de las exhibidoras de cine, la entrega del Oscar pondría fin al debate de qué constituye para la industria una experiencia cinematográfica. Un cineasta mexicano habrá cambiado las reglas del juego para siempre.

Con temor a sonar como un influencer de Instagram, me han preguntado mucho en últimos días si pienso que Roma tiene posibilidades de llevarse el Oscar. Nunca me propongo pronosticar los veredictos de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas, pero esta vez, por obvias y nacionalistas razones, lo hice, y veo los signos de una ventaja en Roma. A todas luces, es la candidata a vencer.

Si el mérito artístico fuera el criterio determinante para premiarla, sobra decir que reúne las cualidades de una obra que será recordada independientemente de las preseas que obtenga. De hecho, Roma es la clase de película idiosincrática y prestigiosa que los Oscar suelen ignorar; en otros tiempos (digamos, no hace más de cinco años) estaríamos lamentando que no fuera nominada. Si el factor decisivo es contar con una buena campaña de marketing, la campaña de Roma es casi presidencial en su ambición. Asciende a los 30 millones de dólares (inversión que ha pasado por nuestros ojos) y es capitaneada por Lisa Taback, excolaboradora de Harvey Weinstein (quien, antes de pasar a la historia como agresor sexual, fue el mejor competidor en la carrera del Oscar). Pero ¿Qué tal si fueran las inclinaciones políticas de los votantes del Oscar las que dictaran el rumbo de la entrega?, ¿qué tal si una mayoría con agenda liberal decidiera enviar un mensaje a Donald Trump desde Hollywood?, reconociendo a aquella producción que se opone a todo lo que la presidencia de Estados Unidos representa hoy. Roma enviaría ese mensaje en su debido volumen.

Si mañana Lunes no amanecemos en el escenario ideal de victoria, de todas formas, Alfonso Cuarón le habrá dado a México algo más valioso que un premio de la Academia: vivir por noventa días en un país en el que, diariamente, la sociedad participó como nunca antes en la cultura cinematográfica.


twitter.com/amaxnopoder





Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.