• Regístrate
Estás leyendo: El voto nulo, 2
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 02:57 Hoy

Diario de campo

El voto nulo, 2

Luis Miguel Rionda

Publicidad
Publicidad

Dijimos en nuestra contribución anterior que el estudio muestral impulsado por el Instituto Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG) sobre los votos nulos registrados en la elección intermedia local de 2015, arrojó la existencia de dos categorías básicas: la anulación intencional y la no intencional, o por error, a las que se suma una tercera categoría: los votos válidos que por alguna razón fueron anulados por los funcionarios de casilla.

Los resultados se contienen en el libro Los votos nulos hablan, análisis muestral de su comportamiento en las elecciones locales del 7 de junio de 2015, que se puede bajar de ieeg.mx/comite-editorial/

Vimos ya el comportamiento y distribución de los votos nulos con intención en los 46 municipios de la entidad. Toca ahora conocer la misma información, pero de los votos nulos por error involuntario, que se relaciona con la incapacidad del votante para emitir su sufragio de manera correcta. Del total de votos nulos, los anulados por error representaron el 55.5%.

De manera general, la distribución geográfica del voto nulo por error es más homogénea comparada con la dimensión del voto nulo por intención. El territorio estatal se dividió en dos regiones: la del centro hacia el norte, que se caracteriza por mostrar menores proporciones de voto nulo por error, y la zona centro hacia el sur, donde se observó un mayor número de municipios con una marcada incidencia de votos nulos por error.

En la región oeste destacaron los municipios de San Francisco del Rincón con 41.8% del total de sus votos nulos que lo fueron por error del votante, y Purísima del Rincón con el segundo valor más alto de los 46 municipios, al exhibir el 49.6%.

En el suroeste Pénjamo mostró el valor más alto de votos nulos por error, con 57.8%. Enseguida, Abasolo sumó el 45.4% colocándose como el quinto municipio con mayor voto nulo por error. Y, por último, el municipio de Pueblo Nuevo con 49.3% que lo posiciona como el tercer municipio con mayor voto nulo por error. Los municipios de Pénjamo y Purísima del Rincón fueron los municipios con menor voto nulo con intención, y los dos con mayor porcentaje de voto nulo por error.

La zona sur resalta por agrupar a cinco municipios con altos porcentajes de voto nulo por error, con excepción de Yuriria, que se coloca en el nivel medio con 39.2%. Así, los municipios de esta región con altos valores de votos anulados por error del votante fueron Moroleón 41.2%, Uriangato 44.8%, Valle de Santiago 42.5%, Jaral del Progreso 43.6% y Salamanca 41.8%.

En el sureste cuatro municipios mostraron un nivel alto: Coroneo 46.3%, Cortazar 44.8%, Acámbaro 43.2% y Salvatierra 41.8%. El primero fue el cuarto municipio en el estado con mayor porcentaje de boletas que contenían errores por parte de los electores. El resto de los municipios de esta zona reportaron valores entre medios y bajos.

El centro del estado destaca por un porcentaje menor al 30%, y agrupa los municipios de León, Silao, Guanajuato, Irapuato, San Miguel de Allende, Comonfort y Celaya.El nivel bajo de voto nulo por error agrupa a 17 municipios del estado. Llama la atención que el municipio con menor proporción de voto nulo por error fue Tarandacuao con 20%, seguido de Victoria 20.5%, Santiago Maravatío 21.7%, Xichú 22.3%, León 23.3%, Silao 23.5%, San Miguel de Allende 24.4%, Atarjea 24.4%, Tierra Blanca 25.2%, Celaya 25.2%, Comonfort 25.8%, Guanajuato 27.6%, Tarimoro 28.4%, Irapuato 29.2%, San Luis de la Paz 30.0%, Dolores Hidalgo 30.8% y Doctor Mora 31.8%. Una mezcla de municipalidades de bajo y alto desarrollo económico y social, lo que impide la emisión de explicaciones causales y simplistas sobre un fenómeno que sin duda es complejo y multifactorial.

La semana próxima culminaré esta serie con el abordaje de la última categoría, y la más inquietante: los votos válidos anulados por los funcionarios de casilla, ya sea por falta de capacitación, confusión ante los cambiantes criterios de las autoridades electorales, o bien la peor opción: la mala fe.

*Antropólogo social. Consejero electoral del Instituto Electoral del Estado de Guanajuato. Profesor ad honorem de la Universidad de Guanajuato.

luis@rionda.net
www.luis.rionda.net
rionda.blogspot.com
@riondal

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.