• Regístrate
Estás leyendo: ¿El tamaño importa?
Comparte esta noticia
Miércoles , 24.04.2019 / 06:50 Hoy

Mirada en la red

¿El tamaño importa?

Luis A. Guadarrama Rico

Publicidad
Publicidad

El primer mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), anunció que van en marcha las 100 universidades para dar cabida a los jóvenes que año con año no consiguen acceso a los pupitres de las Instituciones de Educación Superior (IES) de sostenimiento público. Una meta que, aún con los ánimos más encendidos y disponiendo de recursos económicos inéditos en toda la historia del sistema de IES públicas estatales, se antoja de dimensiones faraónicas, para poner la cifra en su justa dimensión.

Recientemente una «Nosotros» declaró que están a punto de iniciar las actividades de tan envidiables casas de estudio. Sin embargo, se ha tenido que acotar que comenzarán a funcionar en algunos inmuebles temporales. Esa práctica se vivió a lo largo de los pasados 40 años. La tónica neoliberal consistía en anunciar, a todo pulmón y con algarabía, la creación de una institución o centro educativo. Después de colocar la multifotografiada «primera piedra», los jóvenes comenzaban a tomar clases en inmuebles variopintos, aunque poco apropiados para la enseñanza y el aprendizaje. Entonces se pensaba que bastaban un puñado de entusiastas docentes, bancas, un pizarrón, gis, borrador; una mesa y silla para el profesor y un cuarto medio iluminado, más dos sanitarios, para que el aprendizaje comenzara a florecer, cual sembradío primaveral ¿Los resultados? Se «aprendía» computación o patología maxilofacial en el pizarrón, echando a sobrevolar la imaginación.

Por si fuese poco, de las 34 o 36 carreras que se impartirán en el conjunto de las 100 universidades, al menos 21 serán en Ingeniería Agroindustrial; nueve en Desarrollo Regional Sustentable; seis en Ingeniería Ambiental y cinco más en Agroforestería ¿Quién se va a oponer a programas de sobrada pertinencia social para el país y para el mundo? Nadie, a primera vista.

El problema es que, históricamente, las ingenierías del área de agronomía y veterinaria, apenas concentran 2.5 % del total de la matrícula. Hay ocasiones en que son más los profesores que los discípulos; muchas de estas carreras, difícilmente superan los 80 estudiantes. Si cada nueva IES morenista, cuando esté a su máxima capacidad, reportará unos 120 alumnos, se comprenderá por qué la tasa neta de la cobertura en este nivel, se notará poquísimo. Pero… ¡Salva sea la idea!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.