• Regístrate
Estás leyendo: Las nuevas elecciones
Comparte esta noticia

Ciencia y política

Las nuevas elecciones

Luis Eugenio Todd

Publicidad
Publicidad

Otra vez se pide civilidad. 


No es fácil imaginar a un elector asistiendo a estas múltiples elecciones un día antes de Navidad; pero más difícil es creer que este elector va a pensar que los candidatos están actuando dentro de las normas estrictas de la civilidad y el buen comportamiento, así como defendiendo algún ideario. Es decir, por acciones previas hay una gran decepción.

El candidato del PAN, Felipe Cantú, para hacerse el interesante no asistió al pacto de civilidad y creo que hizo bien, porque él no es una persona con educación suficiente para entender que lo cortés no quita lo valiente y que sus opositores no son enemigos, sino simplemente rivales en una gesta electoral. Eso no le da una buena imagen ante los votantes.

La verdad es que esta olla está llena de muchos grillos: algunos saltones, que llegaron de partidos políticos recientes o aprovechando el cambio federal; otros que solo especulan para obtener votos para su partido e impedir que éste desaparezca en el futuro, y también algunos que se van a asociar, dicen, como si los electores votaran conforme se lo dicen ellos y lo hacen para tener alguna posición con el futuro ganador.

Todos estos grillos se están cocinando en aceite y alguno tendrá que salvarse de la quema y pienso que el alcalde reciente tiene experiencia en la inseguridad, que es nuestro principal problema y que no hizo un mal papel. Además tiende a ser, conforme lo educó su familia, un hombre tranquilo, reposado y prudente, que estoy seguro no fue hecho para lanzar insultos o descuentos a sus opositores.

La elección está ya en camino y la fatiga electoral y el desánimo, así como la decepción, marcarán un rumbo hacia el ausentismo; pero en fin, habrá todavía algunos electores que vayan a ejercer su derecho a elegir al alcalde de una de las ciudades más importantes de nuestro país.

De Felipe solo recuerdo los incrementos en los permisos alcohólicos y su agresión al maestro Israel Cavazos, nuestro famoso historiador, a quien insultó y corrió, con los libros en la mano, del archivo municipal, cuando el maestro era ejemplo de prudencia e inteligencia, además de ser uno de los grandes historiadores de Nuevo León y de México. Ésos son mis recuerdos pero el pueblo manda, se equivoca y sigue mandando.

Descartes: Pienso, luego existo… La olla está hirviendo y algún grillo tendrá que salir adelante y no sufrir la cauterización de la decepción.


luisetodd@yahoo.com






Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.