• Regístrate
Estás leyendo: Propósito de Año Nuevo: tender nuestra cama
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 19:26 Hoy

Propósito de Año Nuevo: tender nuestra cama

Publicidad
Publicidad

Empieza 2018, justo el momento para hacer nuestros propósitos del año. Aquí va una sugerencia: tender nuestra cama.

Se oye simplista, pero no lo es. Atrás de una tarea tan elemental como tender nuestra cama pueden venir una serie de beneficios de fondo. La propuesta la hizo William H. McRaven durante un discurso de graduación en la Universidad de Texas en Austin hace unos años y fue tan bien recibida que se convirtió en un popular libro: Tiende tu cama y otros pequeños hábitos que cambiarán tu vida y el mundo.

McRaven es un condecorado militar estadunidense. Sus ideas surgieron a partir de su preparación para convertirse en Navy SEAL. Al inicio de su entrenamiento, McRaven no apreciaba el valor de tender su cama, se cuestionaba por qué sus superiores, veteranos de la guerra de Vietnam, le daban tanta importancia a una actividad que en esos momentos le parecía trivial. Él estaba ahí para convertirse en un marino de élite, en uno de los guerreros más temidos del planeta, ¿por qué la fijación en tender su cama?

Con el tiempo se dio cuenta de la sabiduría de este simple quehacer. “Hacer mi cama de la manera correcta no era motivo de elogios, sino algo que se esperaba de mí. Constituía la primera tarea del día y cumplirla correctamente era importante. Era una demostración de mi disciplina. Denotaba mi atención a los detalles y, al final del día, sería un recordatorio de que había hecho algo bien, una tarea de la cual podía enorgullecerme, sin importar lo pequeña que hubiera sido”, comenta McRaven en su libro.

Para McRaven, hacer la cama representa un logro, aunque sea menor, que puede servir de plataforma para obtener logros mayores. Significa empezar el día con el pie derecho y da confianza para llevar a cabo las labores que siguen. Aun cuando el resto del día sea miserable —asegura McRaven—, al final del día regresaremos a una cama tendida, que hicimos nosotros, y una cama tendida “nos anima a pensar que mañana será mejor”. Asimismo, si no podemos hacer las pequeñas cosas bien, como tender nuestra cama, “nunca podremos hacer las grandes cosas bien”.

Tengo que reconocer que no soy un gran creyente en los libros de ayuda ni en los discursos motivacionales, pero hacen sentido los argumentos de McRaven. Además, tenemos poco que perder.

A menudo hacemos propósitos de año nuevo grandiosos. Estudios demuestran que en la gran mayoría de los casos los abandonamos a poco tiempo de hacerlos. A diferencia de dejar de fumar o bajar de peso, por ejemplo, tender bien nuestra cama parece un propósito más alcanzable. ¿Por qué no ponerlo arriba de la lista?

juliose28@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.