• Regístrate
Estás leyendo: … es el América
Comparte esta noticia

Reseña

… es el América

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

Reconocer la trascendencia del rival es importante cuando se intenta hacer una reflexión. La presencia del América provoca movimientos no usuales en la mercadotecnia, en el interés de la población, en la venta de boletos y en la presencia de otro tipo de aficionados que radican fuera de esta región. El buen lugar en la tabla que ambos ostentan, es un complemento que ayuda a la polarización del juego.

Se trata del América y con eso basta para incitar al bien. Los jugadores del Santos deben cobrar conciencia que el nombre del rival los va a impulsar a mejorar. Pareciera una afirmación tonta, no necesaria, porque en todos los partidos se disputan tres puntos pero al ser estos amarillos, la realidad cobra otra dimensión. Lo sabemos, probablemente no lo comprendamos pero lo aceptamos. 


Es el América, y ganarle significa más que una simple invitación a superar actuaciones anteriores defectuosas, que se han tenido. El entorno externo al juego, atrae; el interno queda a voluntad y capacidad de cada jugador para mostrar sus mejores habilidades. 

Es un partido que avisa; dibuja parte del futuro cercano porque ambos estarán en liguilla. Mientras llega esa instancia, es obligación demostrarle al país quién es cada plantel.

Santos no le pide nada al América porque lo ha superado en liguillas y lo aventaja en campeonatos de torneos cortos. Por esto mismo, la responsabilidad de pasado mañana aumenta. Es imperioso vestir las mejores galas para regenerar ilusiones y aceptar el reto de saber destacar por encima del visitante en turno. ¿Por qué debe sublimarse el actual campeón? Porque es el América.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.