• Regístrate
Estás leyendo: Un testimonio de Oliver Sacks
Comparte esta noticia

Paisajes de la memoria

Un testimonio de Oliver Sacks

Juan Gerardo Sampedro

Publicidad
Publicidad

Antes había estudiado ese extraño fenómeno que consiste en no reconocer (se) con alguna parte de nuestro propio cuerpo. Nos puso varios ejemplos el doctor Víctor Fernández en una práctica de psicología clínica en un enfoque meramente sistémico. ¿Por qué alguien no reconoce que un brazo o una pierna no es propia? ¿Es un simple desajuste mental que tiene remedio? Era extraño sobre todo porque nadie de los que estábamos ante la cámara gessel habíamos tenido un antecedente o una historia familiar semejante. “Es posible, le dijo al psiquiatra al usuario que esa mano le parezca extraña pero no es nadie más que suya”. Evidente: el usuario (así le llaman a sus pacientes los que aplican la teoría de los sistemas) quería a toda cosa desprenderse de aquello que le era extraño y le molestaba.

Nunca más supe de un caso parecido.

Como mis pocos pero fieles lectores lo saben, he leído y releído todo lo que escribe Oliver Sacks, incluso he visto en programas científicos el resultado de sus investigaciones.

Tenía escondida por ahí, en un armario de Olinalá, una lectura pendiente de O. Sacks: “Con una sola pierna” (Anagrama, 2010). Precisamente lo hallé y no postergué ya su lectura porque llevé a un anticuario de Los Sapos el mueble que (nota aparte) me quería comprar un coleccionista de rarezas paisano de Donald Trump y no quise vendérselo ni a precio de Onzas Troy. “Como esas tengo muchas ya”, le dije.

Total que en cosa de un día y medio le di lectura a “Con una sola pierna”. Regreso a la anécdota referida y para ello debo reproducir brevemente la experiencia ingrata de O. Sacks, uno de los psiquiatras de más respeto y admiración en el mundo occidental.

Veamos pues: En noruega, allá por 1974 --cuenta O. Sacks-- decidió que lograría subir a una montaña de 1800 metros de altura. Un deportista como él, casi de alto rendimiento, se auto convenció del reto pero al llegar a un límite vio un letrero que le pareció más que curioso, como una broma: “cuidado con el oso”. Siguió trepando y al poco se topó con un real y verdadero oso que lo miraba quieto. Dice el autor de este anecdotario trágico que inmediatamente echó a correr hacia abajo mientras el oso detenía milagrosamente su marcha.

Tres días se la pasó entre los árboles y la maleza de un bosque, al pie de la montaña extrañado de que en una pierna no sintiera nada. Cuando lo rescataron unos cazadores y fue llevado al hospital le dijeron que su pierna ahí estaba aunque no la sintiera. Para él ya no existía. Y recordó entonces el caso de un paciente que años atrás quería tirar su propia pierna por la ventana al no reconocerla como suya.

Un cuadro interesante. Anota O. Sacks que el neurólogo francés Babinski perfiló el síndrome y le dio el término “agosagnosia”, la particular falta de conciencia de esos pacientes.

Lo que me pareció incrédulo en la clase del psiquiatra V. Fernández ahora me pareció algo inaudito pero posible. ¿Qué hacer con este material si se lleva a la ficción? No lo sé, es posible que vaya pensando en una serie de relatos de personajes que no reconocen sus miembros. El asunto es cómo acercarlos a lo humano. Gracias O.S, tendremos en cuenta el tema: alguien que guarde sus ojos en un armario de olinalá: sólo un principio.

jgsampe@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.