• Regístrate
Estás leyendo: La transformación
Comparte esta noticia

Agua de azar

La transformación

Jorge F. Hernández

Publicidad
Publicidad

Deseo de corazón que la inocente esperanza de millones de mexicanos sea correspondida con una conciencia contundente: que llegue el brazo de la justicia al despilfarro, descarado robo, supina ignorancia e insolente arbitrariedad con la que se despide el sexenio de Enrique Peña Nieto, camuflado en un orden congelante donde parece eximido, exculpado e inmune ante el aplastante madrazo electoral con el que una inmensa de mexicanos han expresado democráticamente un hartazgo anquilosado y un repudio inmarcesible ante los pasados lustros de sangre que han mancillado la piel de un país que no merece volver a la amnesia cíclica, donde se refugiaron por décadas los políticos más nefandos, los funcionarios disfuncionales y las formas mas enrevesadas de la corrupción y  la mentira.

Deseo de corazón que la austeridad republicana que promete el nuevo régimen sirva de ejemplo para limar el ánimo enquistado de la vanidad y la presunción, la culturita del simulacro y la mentirita, la recia cadena de plagiarios exculpados que ahora publican églogas de resurrección simulada; deseo que se vuelvan invisibles los mismos de siempre, los ojéis de toda la vida y tanto gandalla que cree que tienen la razón. Deseo de corazón que ya no tengamos que escuchar a Belinda cantando en inglés y con mariachi, ni a Eugenia León con la paloma reloaded, y que se abone la memoria e imaginación de la generación que hoy mismo amanece ante un México que espero no caiga en la obligación patriotera del himno, las fanfarrias y el confeti.

Deseo que la austeridad republicana sirva de noble ejemplo a la inmensa masa de la medianía y el anonimato como freno al tradicional clasismo y racismo, abuso y chapuza de los que se creen flotar por encima de la ley, y deseo que prosiga la clara inventiva del meme y las benditas redes sociales, y la total libertad de expresión y la abierta libertad de asociación y la educación global, libre, laica y gratuita, y que las escuelas vuelvan a calibrar las materias de Historia, Geografía, Filosofía y Literatura a la altura con la que han glorificado el engendro de las Matemáticas y Mercadotecnia. Deseo también que haya un afán por escribir la crónica que más o menos consigne la verdad de tantas mentiras con las que han emborronado y emborrachado a México durante los pasados 12, 18 o 24 años, que se honre a los más de 100 mil muertos, y que se sepa dónde están los miles que ya no están aparentemente por ningún lado, y que se enfrente a las verdaderas cúpulas y estructuras dirigentes de lo que llaman crimen organizado, pero en un escenario donde se nos informe quiénes son de veras, y qué tanto suman los miles de millones de dólares con los que han lavado la cara de no pocos gobiernos municipales y estatales —si no es que también federales—, y que se ponga en evidencia el falso anatema de que una vedette de telenovela gana a lo largo de su corta y mediocre carrera dizque artística los millones de dólares que dicen que cuesta una casona de mal gusto, y que nos explique algún periodista sin mordaza alguna la verdadera trama de un gobernador obeso y demente que decía ser admirador del dictador Francisco Franco, cuya esposa se creía merecedora de abundancias, aún prófuga a plena luz del día en Londres… Pero, sobre todo, deseo que la llama de una larga conciencia ciudadana que llevaba décadas socavada o intimidada por diversas maneras de la represión o la ira se convierta ahora en el ánimo feliz de una construcción o reconstrucción pacífica de toda la basura que siempre se barría por debajo de las alfombras o en la boca de las alcantarillas, y que juntos podamos ir atestiguando el recuento diario de las jornadas donde cada quien haga lo que tiene que hacer y cumpla con la responsabilidad de sus responsabilidades, y entienda que no entiende lo que no entiende, y conceda que la cuadrícula de la participación ciudadana va mucho más allá del pulgar entintado al filo de las urnas, y se filtre como transpiración en cada poro de la piel con la que deberíamos echar la mano a partir de ahora, en una franca transformación que merece la oportunidad de, por lo menos, ponerse a prueba, sin objetar que el inmenso muro del escepticismo se yergue casi a la misma heroica altura de la ilusión con la que parece que hemos empezado apenas un nuevo día.

jorgefe62@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.