• Regístrate
Estás leyendo: Yo o el caos
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 18:09 Hoy

En privado

Yo o el caos

Joaquín López-Dóriga

Publicidad
Publicidad

¿Y el tigre sí es como lo pintan?. Florestán

La gran diferencia del Andrés Manuel López Obrador de este 2018 es que aparece más sosegado —la adversidad enseña— que en 2006 y 2012, cuando ya le había bajado dos rayitas, al menos en el conflicto poselectoral.

Para él solo hay una opción: ganar o ser robado vía fraude electoral, nunca ha reconocido una derrota.

En este, su tercer intento presidencial, lo hemos visto más distendido, incluso, divertido y ocurrente, ya no se las toma personal, no reacciona con violencia, perdona, se abre hasta a los que fueron sus feroces enemigos, exceptuando marcadamente a dos, Carlos Salinas y Claudio X. González; se alía con un partido confesional como el PES, la antítesis de lo que Morena, no él, dicen representar, una izquierda respetuosa de los derechos de las minorías y así ha logrado, tras 16 años de campaña y millones de spots, colocarse como puntero en las encuestas cuando faltan 16 días para el inicio de las campañas.

De acuerdo con sus estrategas, la clave ha sido no dejar salir al López Obrador bronco y por eso han limitado sus apariciones, le decía ayer, a la plaza pública con su feligresía y algunas declaraciones banqueteras.

Le han prohibido asistir a entrevistas uno a uno y ya no se diga participar en debates para impedir que le salga el tabasqueño que trae adentro, el López Obrador de otras campañas.

Y así la llevaba hasta su intervención en la Convención Nacional Bancaria, donde iba muy bien, diciéndole a los banqueros lo que querían oír, pero al final le salió lo López Obrador en la sesión de preguntas y respuestas al advertirles:

Si las elecciones son limpias y libres (y si pierdo) me voy a Palenque tranquilo, pero también, si se atreven a hacer un fraude electoral, me voy a Palenque y a ver quién va a amarrar al tigre; el que suelte el tigre, que lo amarre, yo ya no voy a estar deteniendo a la gente luego del fraude electoral, así de claro.

Y dejó el mensaje en un tono que en esta campaña no se le había escuchado: que una vez más no reconocerá la eventual derrota, adelanta que es él o el fraude que incendiaría el país, soltaría el Tigre y él no estaría para detener a la gente luego del fraude electoral.

El soy yo o el caos.

Y ese no es un buen mensaje.

RETALES

1. VoBo. El INE tiene hasta el 29 de marzo, víspera para dar, o no, el registro a los tres aspirantes a la candidatura presidencial: Margarita Zavala, Jaime Rodríguez y Armando Ríos Piter, lo que ellos dan por hecho;

2. VISITA. Por razones imprevistas, en Washington se canceló la anunciada reunión de mañana con Ricardo Anaya. ¿Qué habrá pasado? Y

3. INTERESES. De nuevo en problemas por conflicto de intereses la presidenta del Tribunal de lo Contencioso Administrativo de la Ciudad de México, Yasmín Esquivel Mossa, esposa de uno de los más beneficiados contratistas de Ciudad de México desde tiempo de Marcelo Ebrard, que la colocó en ese cargo. Ya le contaré más.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com

Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.