• Regístrate
Estás leyendo: López Obrador, animal político
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 16:03 Hoy

En privado

López Obrador, animal político

Joaquín López-Dóriga

Publicidad
Publicidad

 El tiempo no pasa por uno,
uno pasa por el tiempo.
Digo, algunos.
Florestán


Si alguien le entiende a la política, es Andrés Manuel López Obrador. Eso es lo suyo.

Desde Tabasco tenía un proyecto político que lo llevó de la plaza y la resistencia civil a la presidencia nacional del PRD, y de ahí a la Jefatura de Gobierno del entonces Distrito Federal. Destituido de ese cargo por el desafuero, lo que quiso ser una maniobra de Vicente Fox para eliminarlo de la elección presidencial de 2006, lo fortaleció y relanzó al punto de perder por apenas .56 por ciento de los votos, lo que nunca reconoció, denunció el fraude y asumió el rol creado por él mismo de presidente legítimo de México desde donde inició su segunda campaña presidencial, que perdió en 2012 pero le sirvió para empezar a construir las estructuras de lo que a partir del 9 de julio de 2014 fue Morena, su partido, que también encabezó y del que se hizo su candidato a la tercera elección presidencial, que ganó con más de 30 millones de votos, 53 por ciento de la votación que no alcanzaba un candidato desde Miguel de la Madrid en 1982.

Hoy, como presidente electo, basa su fortaleza en lo externo, la cercanía con la gente, en lo institucional, la mayoría absoluta en el Congreso, pero centralmente en el anclaje de la política.

Y así ha operado, en lo político-político.

De estallar alguna crisis económica, ya marcó su terreno: sería por factores del exterior o por errores, apuntó, del Banco de México al que ha reiterado respeto total a su autonomía, esa es una línea, ha dicho, que no cruzará, y qué bueno.

En el caso del TLC, si bien es cierto que tuvo un representante, Jesús Seade, capaz y respetable, quiere que el presidente Peña Nieto se lo deje firmado para evitar, ante la imprevisibilidad de Trump, cualquier conflicto: él no lo suscribió.

Pero lo genial es en el plano electoral.

Sabiendo, porque insisto, de esto sabe, el peso que significa estar su nombre en la boleta de una elección federal, uno es Morena con López Obrador y otro sin él, estará en la de 2021, vía la revocación de mandato, donde volverá a pedir el voto en línea.

Y eso hará la diferencia en la elección intermedia: Cámara de Diputados, gobiernos estatales, congresos locales y alcaldías, lo que adelanta larga vida a Morena y a su proyecto.

Y en esto, lo que para mí, y creo que para él también, resulta central es su aversión a una crisis económica y la importancia de su legado.

RETALES

1. ABERRANTE. Ola de indignación por el fallo a favor del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte: una condena que lo dejará salir de la cárcel en tres años y una supermulta de ¡58 mil pesos! Eso es la impunidad legal que abarata el delito;

2. PRESIÓN. Pues sí sirvió la presión y Morena le cambió a su aliado, el PES, las comisiones de Salud y de Cultura por las de Deporte y Trabajo. La operación fue de Mario Delgado; y

3. TÓMALA. El Tribunal Electoral le ha dado tres seguidas al PAN: el voto por voto en Puebla, y la anulación de sus triunfos en Coyoacán y Querétaro. Van cuatro a favor de Morena si se agrega el caso del fideicomiso.

Nos vemos el martes, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.