• Regístrate
Estás leyendo: Faltó diálogo de fondo
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 19:45 Hoy

Estira y afloja

Faltó diálogo de fondo

J. Jesús Rangel M.

Publicidad
Publicidad

El número de empresarios que asiste a una junta normal del consejo nacional es de entre 40 y 80. Ayer, Andrés Manuel López Obrador, el candidato ganador de la elección presidencial, logró que la convocatoria del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, llegara a un número récord: 180.

Estuvieron los principales empresarios del país, entre ellos Carlos Slim Domit, presidente de América Móvil; Claudio X. González Laporte, presidente de Kimberly Clark de México; Marcos Martínez, presidente de los banqueros, e invitados especiales como Daniel Servitje, presidente de Grupo Bimbo, y Mónica Flores, presidenta de la Cámara Americana de Comercio.

Y sí, en la reunión dominó el interés por coadyuvar con el nuevo gobierno para impulsar al país. Así se esperaba y así fue. De respeto, de confianza y de conocer más a fondo el programa de trabajo del nuevo gobierno.

Alrededor de 10 empresarios fueron los que hicieron preguntas, aunque el minero Antonio Madero y el líder del Consejo Nacional Agropecuario, Bosco de la Vega, se pasaron en expresiones a favor de López Obrador.

Dos conclusiones sobre la histórica reunión: que todos los dirigentes de organismos privados buscan por su cuenta acercamientos con los nuevos integrantes del gabinete. Nunca antes en un cambio de gobiernos se había presentado esta situación. Ahí se concluyó que Alfonso Romo y Carlos Urzúa, son los hombres fuertes de AMLO.

El otro hecho es que faltaron respuestas a muchos temas. Por el formato establecido, muchos dirigentes que asistieron califican la reunión como un “hecho político” y no con una reunión para alcanzar el esperado gran diálogo de fondo.

Por eso piden que los organismos empresariales se reestructuren, sobre todo en sus comisiones especializadas, para hacer propuestas claras en próximas reuniones.

No se habló de seguridad social, del gran problema de las pensiones, de política industrial, de política fiscal, de buen gobierno, de sobrerregulación, de combate a la corrupción, de sistema jurídico y de legalidad.

Los temas no se trataron porque no hubo forma de ponerlos sobre la mesa. Dominaron los temas de combate a la pobreza, de política social, de estabilidad económica y respeto a la economía de mercado, de autonomía del Banco de México y otros más que solo se abordaron muy por arriba.

Andrés Manuel López Obrador y sus acompañantes fueron muy respetuosos y aceptaron dialogar más. A ellos corresponde sacudir al sector privado para que entienda que hay un cambio de fondo y forma en la administración pública.

jesus.rangel@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.