• Regístrate
Estás leyendo: ¿Y la oposición que ayer se me perdió?
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 08:26 Hoy

Política cero

¿Y la oposición que ayer se me perdió?

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

A ciencia cierta no sé qué voy a extrañar más, si Los Pinos como un símbolo del poder más inaccesible como de cuartel general de un villano de James Bond o el avión presidencial cuyos interiores parecen diseñados por el mismo que amuebló el Baby’ O, o a los granaderos que desaparecerán tal y como los conocemos, tristemente para los nostálgicos del echeverrismo.

Todo eso es entrañable, casi tanto como las albercas de Marchelo Ebrard, pero lo que a mí más me puede -más que el unicornio que ayer se me perdió- es el extravío de los opositores de la cuarta transformation. Yo, la verdad, esperaba una actitud menos desesperada y rica en matices, dichosa y hasta un poco festiva.

Pero no, lo que hemos encontrado es un adefesio mal hecho como diría Paquita la del Barrio. Y lo peor no es su actitud de gallina sin cabeza, sino su falta de credibilidad. Digo, como vamos a tomarlos en serio en su calidad de supuestos contrapesos contra la aplanadora pejista, cuando todavía no han podido pasar de la democracia con adjetivos y la ardidez menos sensillita y carismática.

El asunto es que entre más se les oye decir que a estos opositores instalados en la neura que “ojalá le vaya bien a Andrés Manuel porque así le irá mejor a México”, suenan menos verosímiles que la PGR cuando presenta sus casos (bueno, hasta Lozoya Lozoyita le dieron su amparo). Está claro que esperan que todo salga del nabo aunque a los mexicanos les vaya del carajo.

El problema de la oposición es que es una pobre oposición. En vez de ser inteligente, madura y fuerte, ha decidido retorcerse en sus resentimientos y caricaturizarse. Ni siquiera son divertidos o ingeniosos o tan siquiera medio agudos; en realidad son aburridos y sin gracia, deja tú lo clasistas y lo neuras.

Quizá sería importante que los opositores empiece una terapia de aceptación y luego, como sugieren algunos terapeutas a los fanáticos del Cruz Azul, “que pongan los pies sobre la tierra”, no vaya a ser el diablo.

La derrota es un perro infernal.

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.