• Regístrate
Estás leyendo: ¿Por qué se fue, por qué murió, por qué al PRIAN se lo llevó?
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 14:45 Hoy

Política cero

¿Por qué se fue, por qué murió, por qué al PRIAN se lo llevó?

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Uno ve los programas especializados en política, que carecen de humor y desbordan solemnidad, tratando de explicar qué fue lo que pasó que se les desmayaron sus campeones, el dotor Mit y Chicken Little Anaya, quienes decían que iban a ganar haiga sido como haiga sido.

Se los voy a resumir: perdieron por bueyes. En esta columna se les dijo, varias veces, que estaban haciendo todo mal, pero los candidatos decidieron no hacer caso a mis sugerencias. Digo, solo a ellos se les ocurre tener como asesores a gente que tiene más ego que talento y más ambiciones que espíritu de sacrificio. Por ejemplo, Aurelio Nuño, que se la pasaba acicalándose las greñas, siempre compitiendo por la mamila del año con el Güero Castañeda, que no podía ser más arrogante en su papel de sirena feliz. O sea, tan mamuco se puso el ex canciller que ya en la derrota más aparatosa de la historia, declaró que, para tranquilidad de su muchacho, el PAN le había ganado al PRI. ¡Vaya consuelo!

Y lo mismo #YoMero, que tenía en su leonera a gente inútil, vivales y moralmente andrajosa como Javier Lozano, Eruviel Ávila y demás dinosaurios que son una vergüenza para la paleotología.

Córranlos, les dije. ¿Me hicieron caso? No. Por eso, de la misma manera en que ni El Bronco ni Mit ganaron en sus casillas, el PRI no triunfó ni en Atlacomulco, y eso ya calienta.

Si hubiera quitado el letrero de “Se recibe Cascajo”, no se le habrían pegado las rémoras del Jaguar y Chiflano Aureoles. Y lo pior: para cancelar cualquier posibilidad de futuro, Ulises Ruin, ex góber petocho oaxaqueño, quiere ser el nuevo líder del PRIcámbrico Temprano.

Ahí están los resultados, catastróficos sobre todo para Ricky Ricón, y es que se empeñó en sostener al señor Zepeda cual vocero, pero lo único que hacía era ir a los postdebates a enseñar sus dientes de Anahí.

Así no se puede y no se pudo.

Luego trató de aplicar la neymariña con lo de la PGR en un tono francamente de La rosa de Guadalupe. Nunca entendió que mi licenciado Peña aborrecía a López Obrador, pero lo odiaba más a él.

Pero eso sí, por lo menos no hicieron un oso con la Arrabales y Yunes junior, que se esperaron hasta el final para reconocer sus rudas, rudísimas derrotas. Ahí sí que la alianza entre PAN-PRD, obsesión del Instituto Chuchístico de Verano, valió una Puri y dos con sal. Y todavía dice Zambrano que el Perderé no va a desaparecer.

Digo, con la herencia de Mancera, ¿qué esperaban?

El único que la libró fue Dante Delgado, maestro en el arte del engaño, quien domina el viejo arte de caer para arriba y parado. Chale.  

La increíble y triste historia de por qué se fue, por qué murió, por qué al PRIAN se lo cargó el payaso.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.