• Regístrate
Estás leyendo: Redes y terror
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 09:17 Hoy

Columna de Héctor Diego Medina Basave

Redes y terror

Héctor Diego Medina Basave

Publicidad
Publicidad

Los ataques terroristas de Nueva Zelanda han puesto de manifiesto una nueva forma de comunicar: la violencia en tiempo real para una audiencia de redes sociales, y con el claro objetivo de viralizar causas supremacistas. Es un precedente terrible que se suma a esta tragedia de la humanidad.

¿Se deben difundir las imágenes del ataque contra las mezquitas que grabó el terrorista para fines periodísticos o pedagógicos? Es importante hablar del tema, analizar lo sucedido, y sobre todo pensar en las mejores estrategias con la mente fría. ¿Pero las imágenes? ¿En qué medida y en qué contexto sería o no deseable transmitirlas? Desde luego está la cuestión del video con valor periodístico, que sin duda lo tiene, pero por otro lado está la responsabilidad que todos tenemos como usuarios de las redes sociales, la frecuencia y las razones de la difusión. Eso no se debe normalizar. Y no es fácil.

El morbo es muy fuerte y muchas veces le gana al sentido común, desafortunadamente. Y es que la difusión de un mensaje de esa naturaleza puede ser un triunfo para los supremacistas y en esta época en la que es muy fácil generar un grupo masivo de seguidores de casi cualquier causa, sin importar las consecuencias, es sumamente peligroso. Sin embargo, esconder los hechos como si nada hubiera pasado, y pretender que censurando las imágenes se resolverá el problema, tampoco es una solución. Es muy difícil. Por lo pronto el cuestionamiento constante, el análisis a fondo, antes de compartir algo de esa naturaleza en las redes sociales sería, de entrada, el primer paso.

Apunte spiritualis. Por cierto, culpar a un presidente (aunque sea Donald Trump), a un grupo de personas, a una religión entera, o a las redes sociales por sí mismas, directamente, de un atentado terrorista, es simplificar demasiado las cosas, y precisamente es ese el tipo de pensamiento que genera más odio, y que no contribuye mucho a la solución del problema de la violencia.

hectordiego@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.