• Regístrate
Estás leyendo: Vacaciones y libros
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 18:17 Hoy

Uno hasta el fondo

Vacaciones y libros

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Gil cerraba la semana hecho añicos. Juntó algunos de sus pedazos y caminó sobre la duela de cedro blanco. Con grandes dificultades llegó a la mesa de novedades donde una torre de libros lo esperaba. Gil se arrodilla ante los días de descanso. Vienen vacaciones y toca recomendar libros sin más interés que la propuesta de un gusto. Gilga no quisiera ponerse pesado, pero sabe de libros, mju, razón por la cual se atreve a arrojar unos cuantos títulos para sus vacaciones. Aquí vamos.

***

José Luis Martínez S. / Renato Leduc

Gil tomó el libro de la mesa y no pudo abandonarlo: XV Fabulillas de animales, niños y espantos con viñetas de Leonora Carrington. Algunos lectores conocen al editor y autor de este libro como el Joe (pronúnciese you), director de Laberinto de su periódico MILENIO, periodista de fuste y fusta. Un prólogo de primera línea, poemas de Leduc y viñetas de Carrington: una joya. Si usted se toma un tiempo libre, aunque sea en el baño, llévelo. Muy probablemente es uno de los libros más interesantes de esto días que corren. Martínez restaura una época, retrata a dos personajes extraordinarios y presenta un conjunto de poemas y dibujos. Oigan un pedazo de Leduc: “¿Los sátiros…? dices—. Los sátiros son / hombres con pezuñas pero poseídos / de insaciable amor. / Tal vez queden pocos, tal vez ya no existan… / Para ti, mejor (…)”.

Maldito Martínez ha escrito-compilado un libro supremo publicado en Vaso Roto.

***

Héctor Manjarrez

Gil no sabe en qué momento se perdió de algunos libros de cuentos de Héctor Manjarrez. La vida literaria es una bolsa caliente para los espasmos. Hace mil años, Monsiváis le decía a Gilga que la obra de Manjarrez no valía la pena y el idiota de Gamés se lo creía. Pero los buenos escritores se imponen incluso a la corriente del poder cultural. Y libro tras libro Manjarrez logró un público, una obra, una hora para la lectura. Y entonces la editorial ERA publica Historia. Cuentos reunidos 1967-2016. Más de ochocientas páginas que contienen los libros de cuentos y novelas breves de Manjarrez. Si usted va a comprar un libro en alguna de las muy malas librerías de Ciudad de México, pida esta Historia, una reunión prosística de uno de los escritores más serios, legítimos e inteligentes de las letras mexicanas.

***

Charles Simic

¿En qué momento Gil se convirtió en un fan de Charles Simic? Gilga lo ignora, pero escruta (gran verbo) en su memoria: probablemente el día en que Rafael Vargas trajo un poema de este poeta al español. Valparaíso ediciones ha traído este libro de Simic: Días cortos y largas noches, una reunión de textos periodísticos, literarios, cotidianos. Lléveselo a la playa, a la cantina y no deje que lo molesten los diyeis, o como se digan.

***

Cees Nooteboom

Cees Nooteboom nació el año de 1933. La vejez le ha obsequiado el don de la observación y la paciencia, el talento literario lo tuvo desde hace siglos y algunos trozos de él pueden encontrarse en sus libros: El ojo del tiempo, editorial Siruela, que también ha publicado 533 días. Mientras observa su jardín, Nooteboom considera que Europa puede desintegrarse, pero también las estrellas son importantes y ni qué decir del olvido, David Bowie y Gombrowicz. 533 se encuentra entre las mejores traducciones de la temporada editorial.

***

Jon Lee Anderson

La verdad de las cosas, Jon Lee Anderson no es santo de las devociones literarias y periodísticas de Gil. Como sea que se quiera, Guerrillas de Anderson es un libro modelo sobre los movimientos armados. Sexto Piso-Realidades ha puesto a circular esta historia de nuestros países a través de la trama de las guerrillas. La idea es inmejorable.

***

Sí, los viernes Gil toma la copa con amigos verdaderos. Un gran cambio ha ocurrido en México y ustedes lo saben. En un acto de oposición definitiva ante las fuerzas del poder, Gil tomará de ahora en adelante champaña. Hay distintas oposiciones y Gil ha elegido esta, muy poderosa: la champaña. ¿Cómo la ven? Para más señas, Gilga beberá copas llenas de Henri Abelé. Gamés le cuenta: la champaña Henri Abelé se servía a copas llenas en el Titanic la noche de la desgracia. Esto es una verdad absoluta, no una noticia falsa. Mientras Gamés le da un trago a su champaña, Gilga pondrá a circular por el mantel tan blanco la frase de Elias Canetti: Sin libros se pudren las alegrías.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.