• Regístrate
Estás leyendo: Reliquias
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 18:49 Hoy

Uno hasta el fondo

Reliquias

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Gil guarda reliquias: una piedra pequeña de Belem, un frasco con agua del Jordán, un puño de tierra del Calvario, un pedazo de una agujeta de un zapato del virtual presidente electo Liópez (no pregunten como lo obtuvo, Gilga se da sus mañas), una migaja del bolillo que desayunó el candidato de Juntos Haremos Historia, una botellita de jerez con aire del día de la histórica contienda electoral. Ah, estos tesoros de veneración acompañarán a Gamés el resto de sus días.

Después de guardar sus reliquias en el oscuro clóset y repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil leía algunos de los resultados de la madre de todas las elecciones (suena dramático, tal vez sea dramático). Ante el triunfo arrasador de Claudia Sheinbaum en Ciudad de México, 47.7 por ciento, seguida por Alejandra Barrales con 30 por ciento, nada mal para la paliza que se llevaron Meade y Anaya, hay una buena noticia, qué dice Gilga una buena noticia, una gran noticia: Mikel Arriola, candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de CdMx, obtuvo 13.2 por ciento. Unos jirones, mendrugos, si se considera la cantidad de recursos que dilapidó el candidato.

Ciudad de México votó por dos mujeres de izquierda, distintas y, si se quiere, antagónicas y criticables, pero de raíz más o menos liberal. Mikel Arriola, representante fulminante de la ultraderecha fue apaleado (ah, urgía una voz pasiva) como una piñata de Serrano Limón y Provida. Arriola no hizo caso a quienes le advirtieron que sería sacrificado.

Como sea, el intento que hizo Arriola por revivir las posturas más retrógradas fue en serio. Alguien le aconsejó mal: una parte del electorado panista quería un candidato contra la interrupción del embarazo, de los matrimonios entre personas del mismo sexo, un enemigo de la adopción legalizada en los matrimonios gay, alguien contra la despenalización de la mariguana. Cruz, cruz, que se vaya el diablo y que venga Jesús. ¿Se llamaba sinarquismo? Decía Arriola que él salvó al IMSS y que borraría a la izquierda corrupta. Eso lo dijo ¡el candidato del PRI! Arriola ha desaparecido. A Mikel siempre le quedará la posibilidad de regresar al Frontón México a jugar la pelota vasca. Ciudad de México recibió esa buena noticia. Au revoir, Mikel.

La Cuarta Transformación

Gilga es profundamente impresionable, se enoja, ríe, declama, grita y salta en la tribuna, como diría el clásico. Así las casas (muletilla patrocinada por el inolvidable Grupo Higa), la llamada por el virtual presidente electo Liópez Cuarta Transformación lo pone muy curioso. Por ejemplo: ¿Manuel Bartlett, Nestora Salgado, Napoleón Gómez Urrutia y René Bejarano son algo así como la evolución humana de esa metamorfosis? Un tuitero decía en la fronda que quizá se trataba de la cuarta venida de Quetzalcóatl. En esta cuarta y pacífica renovación, ¿sonarán los pacíficos clarines y se verá avanzar la pesada carga de los escuadrones que moralizarán al país? Renovación moral o como se diga. Al parecer ya nada será igual, todo mejorará. Las claras de huevo a la mexicana con una yema que Gil desayuna ante los ojos desorbitados de enchilaquilados amigos serán más nutritivas que nunca, muy bajas en colesterol y muy altas en esperanza de eternidad, en fon. Aquí está Gilga, a la espera de la transformación. Si se queda dormido, le avisan. Gamés no les va a fallar, eso que ni qué.

Colombia, helas!

En el Mundial de Rusia 2018, Colombia dio un gran juego ante Inglaterra. En un final cardiaco, los colombianos empataron a uno y se fueron al alargue (así se dice). Hubo un momento del juego en que los colombianos quisieron decidirlo todo a gritos y empujones. En ese momento, el director técnico Pékerman decidió darles gotas de Rivotril: a unos cinco, a otros hasta ocho. Es cierto, caramba, que venga Verificado y dé testimonio de esta verdad de mayoría absoluta. Las benzodiacepinas sirven para todo. La serenidad les devolvió el aplomo deseado a los colombianos. Final en penales. Desde luego perdieron. Los ingleses pasaron al quinto partido. Gil no sabía qué sentir, si un poco de tristeza o mucha felicidad envidiosa. Gamés es malo.

Todo es muy raro, caracho, como diría Igor Stravinsnky: Seguir un solo camino es retroceder.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.