• Regístrate
Estás leyendo: ‘Notre-Drame’
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 19:31 Hoy

Uno hasta el fondo

‘Notre-Drame’

Gil Gamés

Escuchar audio
Publicidad
Publicidad

Así tituló el diario Liberation el día trágico de París: “Nuestro Drama” y no “Nuestra Dama”. La catedral de París ardía, uno de los símbolos arquitectónicos de la civilización occidental se consumía. Gil corrió a sus libreros a sacar de ellos ejemplares en los cuales se pudiera encontrar una clave, un misterio de Nuestra Señora de París.

En la Guía Literaria de los Monumentos de París (Hermé, 1992) puede leerse que Maurice de Sully, obispo de París, decidió en el año de 1160 construir en la plaza de la iglesia de Notre-Dame, una catedral. A partir del siglo XII se le llamaba peyorativamente gótica a la construcción ojival, durante el Renacimiento, por oposición a la arquitectura clásica, que reemplazaría a la arquitectura romana. La elevación y la luminosidad que devuelven los vitrales se convierte en una obra mayor de la plástica.

Gil no da crédito y cobranza: Esta catedral que tardó 170 años en construirse arde en París. Aquello que tardó 170 años se consume en unas cuantas horas. En 1163 se puso la primera piedra y en 1330 bajo el reinado de Philippe IV se terminó la catedral.

···

Incluso en sus aberraciones, la naturaleza humana traiciona la necesidad de creer por sus exigencias de verdad. Así escribió Proust en El tiempo recobrado sobre Notre-Dame: “¡Ah! Debió ser hermosa, ella, que habitó París después de tantos años nunca tuvo la necesidad de ir a ver Notre-Dame. Y es que Notre-Dame era parte de París, de la vida en la cual se desarrollaba la vida cotidiana de Françoise. En los personajes que amamos hay siempre un cierto sueño que no podemos discernir pero al cual seguimos a ciegas”.

Marcel Proust. El tiempo recobrado, 1927.

···

He aquí un asunto de la muerte y de la riqueza, mi querido sobrino. Los nuevos espíritus se han agotado para hacer valer todo lo que ellos creen que se han ganado.

De una carta de Madame de Sevigné

···

Y usted, ¿no regresará a este triste monumento que consideró valdría la pena por los amigos? Mire esa tumba, derrame lágrimas en ella y otras oraciones.

Bossuet

···

A la Plaza de Parvis la domina la fachada de Notre-Dame. A la palabra atrio la domina paraíso: en la Edad Media los misterios ocurrían delante de las iglesias cuyos atrios representaban el paraíso. Los trabajos de Haussmann en el siglo XIX cuadruplicaron el atrio de Notre-Dame que en la Edad Media era una pequeña plaza de construcciones a ras del piso.

···

La iglesia de Notre-Dame era un asilo. Todos los perseguidos que penetraban en la catedral encontraban una protección divina que impedía la ejecución de la justicia de los hombres.

Gil leyó Nuestra Señora de París, de 1831. En ella aparecen al menos tres de los personajes inmortales de las letras universales: Quasimodo, Esmeralda y Frodo, cuya tensión dramática ocurre siempre en Notre-Dame. Gamés los ha visto en el cine, en el teatro y en los dibujos animados.

Pocas obras han rebasado el imaginario popular como las novelas de Victor Hugo. Mientras veía arder la catedral recordó también el poema de Paul Verlaine “Complies en ville”, varios párrafos de Rabelais, el texto de Jules Laforgue “Devant la grande rosace en vitrail, a Notre-Dame de Paris”, y el poema de Nerval que empieza así: “Notre-Dame es muy vieja”. Y aquel otro texto de Raymond Queneau: “Cada quien su torre”.

Para entendernos: si las lectoras, los lectores y les lectores despertaran una mañana y vieran en llamas la catedral de Ciudad de México, la considerarían, y con razón, una pérdida para el patrimonio histórico de la humanidad. Así con la catedral de Notre-Dame. Ni la guerra logró su destrucción, solo la incuria y la negligencia han logrado el fuego de esta desgracia.

Todo es muy raro, caracho, como diría Jean Paul: La memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados.


Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.