• Regístrate
Estás leyendo: Dos presidentes
Comparte esta noticia

Uno hasta el fondo

Dos presidentes

Gil Gamés

Publicidad
Publicidad

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil repasaba sus periódicos de papel y sus manos quedaban negras de tinta. El presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, Manuel Velasco, confirmó que ésta ocurrirá con 32 mandatarios estatales que se reunirán con el again and again virtual presidente electo Liópez. La Conago declaró, mediante un desplegado, su disposición para sumar esfuerzos con el gobierno federal. El grupo de gobernadores ha reconocido la participación ciudadana y el triunfo indiscutible de Morena y el presidente Liópez. O sea: un besamanos, un asusórdenes Presidente, un estamosjuntos en esta nueva tarea, un loqueustedigaymande.

Ahora mal sin bien: si Gilga ha entendido algo, cosa improbable, de los famosos 500 mil millones de pesos que el nuevo gobierno requiere para empezar algunos de sus proyectos prometidos, 300 mil saldrán de un serio recorte a los estados. ¿Qué dirá la Conago? Gil supone que los gobernadores pondrán el grito en el cielo. Y el joven Velasco, ¿qué dirá? Nada, o sí, que el sacrificio es muy necesario, entonces le pedirá chamba al presidente Liópez una vez que entregue a Morena su cargo como gobernador de Chiapas.

Gamés piensa (ya empezaron las jactancias) que tener dos presidentes no es nada fácil. La ley distorsiona, pospone y enloquece a los políticos, a los funcionarios. El gobierno del presidente Peña termina su administración el 1 de diciembre, pero el virtual presidente electo se encuentra ya en funciones, recibirá a funcionarios del gobierno de Trump, prepara refinerías, medidas para combatir la inseguridad, en fon.

Lo dicho: estamos locos. Las elecciones ocurren en julio, la noche del 1 se sabe quién ganó la Presidencia, luego hay que esperar cuatro meses para que el nuevo presidente tome posesión. ¿Cómo ocurrió esto? Gil no lo sabe.

Sánchez Cordero

Gilga ha escuchado dos propuestas más que interesantes de la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. La primera: buscar por diversos medios jurídicos, legislativos, mediáticos, la despenalización de la mariguana. Si esa iniciativa avanza y la defiende el gobierno del presidente Liópez, Gilga dará brincos de alegría. La tendencia es imparable: no más cárcel a jóvenes pobres, no más muertos mientras en Estados Unidos se dan la gran vida verde. La segunda: impulsar la voluntad anticipada en todo el país, ya existe en Ciudad de México. Gil se pone de pie, emocionado: decidir la forma en que uno quiere morir es uno de los derechos fundamentales de la vida, no de la muerte. Olga, no ceje y ceja.

Francia-Croacia

Gamés vio uno de los grandes juegos de Rusia 2018: Croacia-Inglaterra. La geopolítica del futbol se imponía e Inglaterra dominaba un gol a cero. Gamés iba por Croacia y los Balcanes, un gran equipo de un país pequeño. El tiempo pasaba y los ingleses humillaban a los croatas. Los jugadores se fueron a los vestidores en el medio tiempo. De regreso, los croatas tomaron el partido en sus manos ante el asombro de Inglaterra. Un jugador, Perisiç, sacó talento y fuerza de la nada y llevó a su equipo al empate. Un gol de riñones, de fuerza, de voluntad. Gil brincó de alegría, la pérfida Albión estaba desconcertada. Croacia se reponía. En el primer gol inglés de Trippier, el portero Subasiç había regalado medio arco en un tiro de castigo.

Los tiempos extras fueron un suplicio: jugadores tirados en el césped, lágrimas de sangre, calambres, desesperación, odio. Se requerían 11 psicoanalistas para atender a los ingleses. Y ocurrió el milagro en una jugada de tendones desastrados: Mandzukiç venció al gran arquero Pickford. La balcanización del mundial había ocurrido.

Ahora mal sin bien: Gamés se encuentra en un laberinto, le ha regalado su corazón a los azules, a la France, pero su alma (no su cabeza) está con Croacia. Nada le convendría más al Mundial que una cuarta transformación; no, ya en serio, Croacia le vendría bien al futbol, ¿cómo la ven? Dicho esto sin la menor intención de un albur en el césped. Impresionanti.

Gil saborea el domingo que viene: la final del Mundial y luego el nuevo capítulo de Luis Miguel. Pero después vendrá por nosotros una terrible depresión. Ay mis hijos sin Mundial ni nada.

Todo es muy raro, caracho. Como diría Kafka: El ocio es el padre de todos los vicios y el coronamiento de todas las virtudes.

Gil s’en va

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.