• Regístrate
Estás leyendo: 01/07: efectos en el sistema partidario
Comparte esta noticia

Paideia política

01/07: efectos en el sistema partidario

Gabriel Corona

Publicidad
Publicidad

Lo que ocurrió en México durante las pasadas elecciones del 1 de julio ha generado importantes cambios en el sistema de partidos, a nivel federal en todo el país y a nivel local en las 30 entidades donde hubo comicios concurrentes. 

El porcentaje de votos alcanzado por uno de esos partidos, Morena, es la principal causa de tales cambios.


El primero de ellos es que el número de partidos con registro nacional se reducirá, si los tribunales no dicen otra cosa. 

Mientras tanto, dos partidos políticos nacionales ya tienen interventor y están en liquidación: Nueva Alianza y el Partido Encuentro Social, curiosamente uno de los aliados de la coalición ganadora de la presidencia de la República “Juntos Haremos Historia”.


El otro efecto es que otros partidos también podrían perderlo. Se ha dado una amplia discusión sobre este tema, encabezada por Roberto Duque, profesor de la UNAM. 

Él sostiene que los que no alcanzaron el tres por ciento en alguna de las tres elecciones: presidente, senadores o diputados, también deben perderlo y no solo los que fracasaron en los tres casos. En este supuesto entrarían, aunque es poco probable, el PRD, el Verde y Movimiento Ciudadano.


Por otro lado, el estado de México verá reducido su sistema de partidos aún más, pues el único a nivel local, Vía Radical, no alcanzó el porcentaje de votos requerido para mantener su registro. 

Una vez iniciado su proceso de liquidación este partido concluirá con una vida efímera, producto de los apoyos del gobierno estatal y del PRI para su creación.


Más allá del número de partidos que podrían sobrevivir al sismo electoral de 1 de julio, también entre los que mantienen su registro, hasta el momento, se ha iniciado una discusión de fondo sobre lo acontecido. 

El PRI ha entrado en un periodo de reflexión sobre el rumbo a seguir; el PAN ha entrado en una disputa por el control del partido y el PRD analiza incluso su extinción, a propuesta de uno de los que más ha contribuido a su desprestigio, Juan Zepeda.


El efecto más claro de las recientes elecciones es que el tripartidismo tradicional se rompió. Ya no son el PAN, el PRI y el PRD los que dirigen la escena nacional, salvo los gobiernos estatales que ya estaban en su poder. 

Ahora el país aparece dominado por una de las dos fuerzas políticas de más reciente creación, y al parecer la única que sobrevivirá de ellas: Morena. 

Habrá que estar atentos a su evolución y desempeño. 

El país ya merece un cambio positivo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.