• Regístrate
Estás leyendo: Las extrañas reglas del juego
Comparte esta noticia

Opinario

Las extrañas reglas del juego

Fabián Rodríguez

Publicidad
Publicidad

La conformación de la próxima Legislatura en el Estado de México demuestra que el sistema electoral en la entidad no está preparado para que la población salga a votar. 

Nuestras leyes están inscritas precisamente para mantener el establishment político en aras de que un solo partido político tenga el poder absoluto.


Con el casi 70 por ciento de la participación electoral -el mayor en la historia de la vida política mexiquense- los consejeros del Instituto Electoral del Estado de México confirmaron, hace unos días, la integración de la LX Legislatura con base a las fórmulas establecidas en el Código Electoral. 


Tras el triunfo de Morena en todo el país, pero particularmente en el Estado de México, Morena gozará de 41 diputados, 31 ganados, más 10 plurinominales, aunado a 11 de la coalición “Juntos Haremos Historia” con el PT y Encuentro Social, lo que les otorga una mayoría absoluta en el Congreso estatal.


Por el contrario, el PRI, a pesar de haber ganado solo un distrito, contará con 10 legisladores más. PAN pierde, PRD pierde y PVEM se mantiene.
En este tenor, Morena hoy se beneficia de las leyes que el tricolor maquiló para tener sobre representación en las cámaras, sin embargo, la figura de la “representación proporcional” no valida su esencia, es decir, las fuerzas no se equilibran cuando la población vota o no. 

52 diputados de 75 para una sola fuerza denota desequilibrio, a la par en la que alguna vez significó para el PRI la mayoría con sus entonces partidos satélites.


Habrá que revisar, una vez más, las reglas del juego.

Tultepec


Al salir en su defensa, el alcalde de Tultepec, Armando Portuguez, tras la enésima tragedia pirotécnica en el barrio de La Saucera el cual tuvo ahora la particularidad de la muerte de elementos de Seguridad, el funcionario demostró su inhabilidad para gobernar dicho municipio, a pesar de ser electo por tercera, cuarta o quinta vez (recordemos su paso como diputado).


La palabra que se hace destacar en esta serie de desgracias y consecuencias trágicas es: corrupción. 

No es posible que a más de 15 años de gobernar en esta localidad, no haya hecho lo posible para tecnificar y amalgamar las supervisiones de los talleres de pirotecnia.


Clandestino o no, mal hizo el alcalde en no estar presente luego de la tragedia, porque tenía que recibir su constancia de mayoría ante el órgano electoral municipal. Primero lo primero.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.