• Regístrate
Estás leyendo: Al rescate de Sor Juana
Comparte esta noticia
Jueves , 25.04.2019 / 09:22 Hoy

Verdad amarga

Al rescate de Sor Juana

Enrique Sada Sandoval

Publicidad
Publicidad

Como bien señalara el doctor Alejandro Soriano Valles, sin duda el mejor académico especialista en la vida y obra de Sor Juana Inés de la Cruz, a lo largo de los siglos XX y XXI se han querido brindar una serie de múltiples interpretaciones distorsionadas sobre la personalidad y los escritos de nuestra “Décima musa”; desde uno de sus poemas más conocidos, el poema Primero sueño hasta los motivos sinceros de su vocación monacal y científica.

Por lo general, quienes incurren en las trampas de esta distorsión—fuera de contexto histórico, o contaminados por prejuicios jacobinos y un desconocimiento sobre esta etapa fascinante de nuestro pasado como mexicanos—suelen hacerlo con más mala fe que conocimiento o comprensión del contexto histórico.

En vista de lo anterior, es tan urgente como necesario recuperar el espíritu académico, libre de la contaminación de todo dogmatismo ideológico o superchería política para alcanzar a comprender tanto su vida como su obra como es en realidad.

Quienes pretenden hacer una separación o divorcio entre la persona de Juana de Asbaje y la Sor Juana histórica por lo tanto, no solo ignoran que la congruencia y el valor humanista y espiritual de la religiosa: lo hacen atentando contra la historia académica y contra el honor de quien como mujer de su tiempo—a la misma altura que Góngora, Quevedo, Sigüenza o el mismo San Juan de la Cruz—y conocida en vida también con el sobrenombre de “El fénix americano”, lejos de ser cuestionada, minusvalorada o perseguida—como lo había pretendido desde el siglo pasado la historiografía oficial a través de sus corifeos a sueldo—era tenida como un motivo de orgullo que lo mismo celebraron en público y en privado tanto eclesiásticos como autoridades civiles y virreinales, quienes además ser deslumbrados por el fulgor de sus luces y de su ciencia también eran conmovidos por el alma caritativa y el espíritu de sacrificio cristiano, en grado heroico, que la misma desplegó en innumerables ocasiones en favor de los pobres y los más necesitados.

Solo la ignorancia y desprecio generalizado por el pensamiento aristotélico-cristiano, que sustenta la civilización cristiana occidental, ha favorecido lecturas bastante deficientes y anacrónicas respecto a la misma, como sucede bajo el gobierno federal que en tanto repite el mito que pone en tela de juicio la sincera vocación religiosa de Sor Juana por otra parte no deja de emitir un timbre postal que celebra la toma de sus votos religiosos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.