• Regístrate
Estás leyendo: La desatención a grupos vulnerables
Comparte esta noticia
Lunes , 20.05.2019 / 03:41 Hoy

ADN mexiquense

La desatención a grupos vulnerables

Eduardo Garduño Campa

Publicidad
Publicidad

Es muy común en campañas y procesos electorales y también desde posiciones públicas asumidas por elección popular escuchar mensajes demagógicos en pro de los grupos vulnerables o minoritarios y de los grupos étnicos y los marginados por su condición de pobreza. Les ofrecen en el proselitismo cambiar radicalmente sus condiciones que serán reflejados en una mejor calidad de vida. Y ya en el cargo son más contundentes y apuestan a darle atención a esos sectores de la población.

Lamentablemente todo queda en los discursos tanto de promesas de campaña como cuando se asume el cargo, porque no hay cambios en las condiciones en las que viven los grupos minoritarios como los discapacitados, las madres solteras, los de preferencia sexual hacía el mismo sexo y mucho menos los que viven en condiciones de pobreza.

De acuerdo a las cifras oficiales la pobreza en la entidad no se ha tenido al contrario en los últimos diez años ha tenido un incremento del 16 por ciento. Situación que provoca por consiguiente el aumento de otros problemas como: la violencia, la exclusión y la descomposición social y la inseguridad.

La oferta a las personas con capacidades diferentes de incorporarlos crearles oportunidades para incorporarlos a la vida productiva en la empresa, a la educación y a mejorar sus condiciones físicas, han quedado sólo en el papel pero no en la realidad.

Existe una ley de atención a personas con capacidades diferentes y para sumarlos a la actividad social productiva pero está plasmado en unas hojas y no así en los hechos, pues su realidad sigue siendo de exclusión y de marginación así como de discriminación por otros sectores.

Lo mismo sucede con las personas de la comunidad LGBT que a pesar de que han logrado crear condiciones jurídicas de respeto a sus preferencias sexuales no ha sido suficiente pues continúan siendo objeto de represión social y de discriminación y sin oportunidades para incorporarse a la actividad productiva por tener esa condición sexual.

Y qué decir de los pueblos originarios, que sólo sirven para ser estandarte de discurso por la historia y lo que representan. Pero sus condiciones de vida no han mejorado y viven en el rezago de 20 o 30 años.

En esas comunidades no se han aplicado políticas públicas efectivas, sólo políticas asistencialistas que no son más que electoreras. Es decir se lucra con la necesidad.

La desatención hacía estos grupos parece una estrategia de las autoridades surgidas de un proceso electoral, porque entre más necesidad exista más rentabilidad política les puede generar.

Las condiciones de esos grupos deben dejar de ser vistos como botín electoral y sumarlos no con demagogia sino con políticas efectivas y reales a la actividad y al progreso, de lo contrario conservarlos como clientela electoral solo agravará la situación y generará más problemas sociales.

Debe hacerse ya un compromiso y abandonar las posturas demagógicas que han generado el incremento de las condiciones adversas de vida de muchos mexiquenses.

Aquí se verá si realmente hasta dónde quiere llegar la 4T. O repetirá las prácticas que hicieron el pasado que tanto se criticó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.