• Regístrate
Estás leyendo: El vampiro
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 10:24 Hoy

Malas compañías

El vampiro

Celeste Ramírez

Publicidad
Publicidad

Del mito folclórico al éxito rotundo en expresiones artísticas, el personaje del vampiro ha trascendido siglos como la majestad del ambiente gótico.

Marca vigencia en la literatura, las artes plásticas, las artes escénicas y en la música. Además de los cómics y videojuegos.

Estos seres de la fantasía gótica romántica están determinados por el glamur ancestral, la inmortalidad, así como la riqueza, linaje, belleza, elegancia, sensualidad y una fuerte dosis de erotismo. Caminan en la noche, la oscuridad y la neblina, en otros casos, han evolucionado y el sol no les provoca ningún menoscabo.

Los relatos tratan de hermosas y perversas criaturas que en el entramado recobran la humanidad tras encontrar el amor; y convergen entre otros personajes de soporte como los caza vampiros, una pléyade de licántropos y, en las modernas adaptaciones, hasta brujas y zombies.

La subcultura ha generado grandes éxitos; múltiples lectores, en su mayoría adolescentes, devoran sagas literarias que son llevadas en formato de cine, a series y spin-off televisivas de consecutivas temporadas.

El público especializado asiste a convenciones internacionales de cómics y videojuegos; crece la demanda turística y cultural a destinos y museos temáticos. Además, objetos de culto son comercializados y subastados.

La más famosa formula vampírica fue lograda por Abraham Stoker (Irlanda, 1847) con su novela Drácula (1897). Al escritor se le debe la creación de personajes como el conde Drácula, el profesor Abraham Van Helsing, la dulce Wilhelmina Harker y el atribulado Jonathan, historia y personajes que, a partir del siglo veinte y hasta ahora, han sido consecutivamente reinventados.

El director Francis Ford Coppola realizó una fina adaptación cinematográfica en 1992; construye un relato fílmico legendario y el actor Gary Oldman logra la mejor interpretación del conde, un vampiro arrogante, cruel y (endemoniadamente) enamorado.

La sangre es la vida, repite R. M. Renfield, atado en una camisa de fuerza.

Un 8 de noviembre de nació BramStoker.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.