• Regístrate
Estás leyendo: López Obrador antes de ser AMLO/ I
Comparte esta noticia

Carta de viaje

López Obrador antes de ser AMLO/ I

Carlos Tello Díaz

Publicidad
Publicidad

Blanca Gómez publicó en 2005, con el sello de Planeta, una de las biografías más completas que existen de Andrés Manuel López Obrador desde su nacimiento en Tabasco hasta su desempeño al frente del gobierno de Ciudad de México, antes de buscar por vez primera la Presidencia de la República. Es decir, antes de ser AMLO. El libro está prologado por Elena Poniatowska. Su título: ¿Y quién es? Su subtítulo: Historia de un hombre enigmático. Recupero en este espacio, a partir de notas publicadas en 2006, la biografía de esta periodista nacida en México que trabaja para diarios y cadenas de televisión en Estados Unidos, donde ha sido colaboradora del Huffington Post y corresponsal para Univisión y CNN. El libro está basado en entrevistas con familiares, amigos y colaboradores de López Obrador, así como en sus propias obras, muy abundantes hasta el año en que fue publicada la biografía: Los primeros pasos (1985), Del esplendor a la sombra (1987), Tabasco, víctima del fraude electoral (1990), Entre la historia y la esperanza (1995), Fobaproa: expediente abierto (1999), Libro de familia (2003), Un proyecto alternativo de nación (2004) y Contra el desafuero: mi defensa jurídica (2005). Ocho libros hasta entonces, nada menos.

La autora comienza con los orígenes de la familia de Andrés Manuel. Así aprendemos que Lorenzo López, el abuelo paterno, era un campesino que sembraba maíz, chayote, chile, frijol y piña en Tlacotalpan, Veracruz, y que José Obrador, el abuelo materno, era un español que llegó a Frontera, Tabasco, hacia principios del siglo XX (“escondido en un barril en un barco”) desde la provincia de Santander, en España. Sus hijos, Andrés López y Manuela Obrador, contrajeron nupcias en Tepetitán, Tabasco, donde el 13 de noviembre de 1953 nació su primer hijo, Andrés Manuel. El primogénito de la familia López Obrador estudió la primaria en la única escuela que había en Tepetitán, un pueblo del municipio de Macuspana, donde las actividades más importantes eran la agricultura, la ganadería y la pesca, aunque había también petróleo. Andrés Manuel ayudaba por las tardes en la tienda de sus padres, La Posadita. A mediados de los 60, todos salieron hacia Villahermosa, donde instalaron la tienda de ropa y zapatos que llamaron Novedades Andrés. La biografía proporciona algunos datos curiosos: que a los 11 años, Andrés Manuel era monaguillo en la iglesia de San Isidro Labrador de Tepetitán y que, a los 15, tenía el pelo largo de los hippies de los 60, versión Macuspana. También subraya la pobreza de su niñez y juventud, en el entendido de que ser pobre es bueno (“solo contaba con un par de tenis color blanco”). No ignora la muerte de su hermano Ramón en 1968, a causa de un accidente, episodio que sus adversarios utilizarían más tarde para tratar de manchar su nombre, sin éxito. Y concluye con una imagen campechana de López Obrador: “Se da tiempo para jugar beisbol dos veces por semana, fumarse un cigarro Raleigh de vez en cuando, leer biografías, visitar Tabasco, comer helados de zapote y guiñarle el ojo a una que otra dama, revisar la tarea de su hijo Gonzalo e incluso lavar trastes y plancharse una camisa”.

En 1973, a los 19 años, Andrés Manuel ingresó a la UNAM. Estudió Ciencias Políticas, residió en la Casa del Estudiante Tabasqueño, en la colonia Guerrero, financiada por el gobierno del estado gracias a las gestiones del poeta Carlos Pellicer. López Obrador conoció así a Pellicer. En julio de 1976, a los 22 años, se integró a la coordinación de su campaña en busca de un lugar en el Senado. “Mi relación fue muy estrecha y definitoria”, diría luego del hombre que lo llevó a militar en el PRI.

*Investigador de la UNAM (Cialc)
ctello@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.