• Regístrate
Estás leyendo: Las pesadillas de Alfredo del Mazo
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 20:22 Hoy

Duda razonable

Las pesadillas de Alfredo del Mazo

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

Decían las cuentas alegres del gobierno y el priismo el año pasado que la elección del Estado de México demostraba que en 2018 podía ganar el PRI.

Después de una campaña intensa, llena de acusaciones de reparto de dinero, guerra sucia y otras triquiñuelas de esas del siglo pasado, Alfredo del Mazo, el candidato de la coalición PRI, Verde, Panal y PES, se impuso por menos de 100 mil votos a la candidata de Morena.

Esa elección, decían los ganadores, probaba que era posible ganar. Así se lo creyeron y se lo vendieron entre ellos.

Es curioso.

La ola morenista que el 1 de julio instauró una nueva hegemonía en lo federal y muchos congresos estatales fue particularmente cruel con el priismo del Estado de México, ahí de donde es el presidente Peña y el lugar donde la leyenda ubica el priismo más fiel, el más representativo, el verdadero: el de Hank y el de Montiel. Y sí, el de los Del Mazo.

Después del 1 de julio, el gobernador Alfredo del Mazo debe tener pesadillas: en el Congreso estatal tendrá un diputado de su partido. Sí, uno. Ganó 23 de 125 municipios, ninguno de los importantes que forman parte de la zona metropolitana de CdMx, en Toluca quedó en tercer lugar. De 41 diputados federales, el PRI ganó tres. En el Senado, quienes representarán al Estado de México son de Morena y del Frente, incluidos dos de sus contrincantes en la elección del año pasado, Delfina Gómez y Juan Zepeda; la otra candidata derrotada el año pasado, Josefina Vázquez Mota, también será senadora por representación proporcional. José Antonio Meade también quedó en el tercer lugar en el estado que más visitó Enrique Peña durante el sexenio.

Serán cinco largos años los que le quedan a Del Mazo en la gubernatura.

Los gobernadores han dependido de sus bancadas para negociar sus transferencias en el presupuesto federal. Es el Congreso estatal el que aprueba y vigila el gasto del gobernador. A quién responderán más rápido los alcaldes de la zona conurbada a la capital, ¿a Del Mazo o a Claudia Sheinbaum?

Hace unos días, Del Mazo declaró que “el gobierno del Estado de México trabajará de la mano con el nuevo gobierno federal y con las distintas fuerzas políticas representadas en la entidad”.

Pues sí, pero debe tener pesadillas. Largos cinco años.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.