• Regístrate
Estás leyendo: Justicia y fuerza en la 4T
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 16:31 Hoy

Duda razonable

Justicia y fuerza en la 4T

Carlos Puig

Publicidad
Publicidad

El martes, durante la presentación del Índice de Estado de Derecho en México del World Justice Project, Ana Laura Magaloni, que sabe en serio de todo esto, dijo lo siguiente sobre lo que considera más importante para el futuro cercano y acabar con la violencia.

“Tenemos —dijo Ana Laura— que entender qué significó sacar al Ejercito a las calles y tratar de entender cuál fue la consecuencia de usar la fuerza para combatir el delito y la delincuencia. Porque hoy el debate es justicia”.

Y Magaloni ve en Ayotzinapa el cambio. Dice que ella esperaba después de la noche de Iguala que se repitiera el esquema anterior y mandar un operativo, y no mandaron el operativo; la única forma de hacerle frente a Ayotzinapa fue la justicia.

“¿Cuál es la diferencia? La justicia da explicaciones, la fuerza no. El sistema de justicia está diseñado para explicar qué pasó, quién es el responsable, por qué, qué lo motivo, qué hizo la autoridad; esas explicaciones se generan con pruebas, con evidencias, en una audiencia donde todo mundo podemos ser capturados por la historia que hay ahí y entender que lo que hay ahí es justicia. Es éste el responsable o éste no es. Y yo creo que una forma de renovar el pacto de civilidad es la justicia y no la fuerza.

“Creo que son los argumentos, las razones, las pruebas, la ley, lo que da el basamento de autoridad al Estado. Y no la fuerza. Menos la fuerza desnuda, no la venganza y creo que estamos atorados aquí después de 12 años de guerra y lo que quieren las personas es escuchar explicaciones”.

Primero, celebro que Ana Laura esté en el equipo de Claudia Sheinbaum.

Y luego espero que la próxima jefa de Gobierno la comparta con el gobierno federal.

Creo que este es el dilema por el que han transitado a lo largo de este verano y en el que no parece haber mucha claridad. Y tal vez más preocupante, el último anuncio de López Obrador parece haber optado por la fuerza: 50 mil elementos más, mandos por regiones a cargo de militares o federales —200 regiones les ha dicho a algunos gobernadores—; es decir, fuerza.

Las fiscalías, la federal y las estatales, parecen estar fuera del discurso cuando necesitan urgentes intervenciones.

Twitter: @puigcarlos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.