• Regístrate
Estás leyendo: El "Tlatelolcazo" sin aderezos
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 04:39 Hoy

El asalto a la razón

El "Tlatelolcazo" sin aderezos

Carlos Marín

Publicidad
Publicidad

Al mitin de aquella tarde se convocó sobre todo con pintas en el internet del movimiento: el transporte urbano de pasajeros.

Era miércoles.

Decenas de camiones acabaron incendiados por grupos de jóvenes que libraron los cercos militar y policiaco a Tlatelolco tras la estampida que provocó la primera balacera.

Excepto algunos que se bajaron y acomodaron en la escalinata (al pie de la explanada), ningún delegado al Consejo Nacional de Huelga que estuviera en la terraza de oradores escapó al Batallón Olimpia, que llevó a los detenidos a la Dirección Federal de Seguridad y al Campo Militar Número Uno.

Como demostró en su documental Óscar Menéndez 25 años después, es una mentira contumaz que la tropa llegara disparando (nadie habría sobrevivido y miles huyeron entre soldados igualmente azorados que les apuraban: “¡Corran, corran…!”).

Y es que también el Ejército fue entrampado por francotiradores desde las ventanas superiores, ala sur, del edificio Chihuahua.

No al olvido.

Y no a la superchería que tanto ensucia la memoria de la matanza con que quiso sofocarse el aire de libertad que hoy se respira.

cmarin@milenio.com





Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.