• Regístrate
Estás leyendo: El mundo se está frenando
Comparte esta noticia
Domingo , 21.04.2019 / 18:03 Hoy

Nada personal, solo negocios

El mundo se está frenando

Bárbara Anderson

Publicidad
Publicidad

The Economist hace unos días sorprendió con una portada provocadora, como siempre, y profundamente analítica, como siempre. Uno de los guiños más interesantes fue el nombre que le dieron a un nuevo fenómeno económico: la Slowbalisation, algo así como la Lentobalización.

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y su combo de políticas proteccionistas, nacionalistas y aislacionistas comenzaron a cambiar algunas reglas de juego. Entre ellas, ni más ni menos, que las que juega con China, un país con un enorme intercambio con EU y el resto del mundo cuya caída en el crecimiento de su PIB está afectando a muchas países y empresas.

Según The Economist, “desde la crisis de 2008-2009 las inversiones, el comercio, los créditos bancarios y las cadenas de producción internacionales se han estado reduciendo o estancando con relación al PIB mundial. La globalización ha cedido su lugar a una nueva era de aletargamiento”. Como referencia, entre 1990 y 2007, el volumen de productos que se comercializaban internacionalmente crecía 2.1 veces más rápido que el PIB global; desde 2011 cayó a 1.1.

Según el último reporte de McKinsey & Company (Globalization in transition), el comercio mundial pasó de representar 28.1 por ciento del total de transacciones en 2007 a 22.5 por ciento en 2017.

Otro factor que frena la economía global es China, que además de haber dejado de crecer a los ratios que nos tenía acostumbrada, comienza a ser autosuficiente, con lo cual importa menos insumos. Sus multinacionales están invirtiendo menos en sus expansiones a nuevos mercados: según el reporte la inversión china en Europa y EU cayó 78 por ciento el año pasado.

McKinsey&Co hace referencia incluso a un nuevo fenómeno en las empresas alrededor del mundo: el aumento del comercio regional en vez de la expansión global.

En nuestro país lo hemos visto con los planes que impusieron muchas de las terminales automotrices que hay en el país, que operan en su ‘propio mercado’ entre sus plantas de Sudamérica y Norteamérica.

¿Por qué debe importarnos que estemos en medio de un letargo en la globalización? Porque el comercio exterior representa 75 por ciento del PIB mexicano. Como referencia, en 1960 era solo 15 por ciento.

Si bien el nuevo tratado de libre comercio con los vecinos del norte (T-MEC) está prácticamente aprobado y representan estos dos socios más de 80 por ciento de nuestras exportaciones, es tiempo de leer esta tendencia y voltear al resto de Latinoamérica, donde tenemos solo 5 por ciento de ventas (lo mismo que con Asia, a pesar de la cercanía). Para ello deberá estar en la agenda de la SE la negociación de la ACE 6 con Argentina y la ACE 53 con Brasil para el sector automotriz, uno de los motores más dinámicos de nuestra economía.

barbara.anderson@milenio.com
@ba_anderson

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.